Foro Tzahal
Am Israel Jai !!
Crear foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Las Armadas en el Mundo Islámico
Miér Ago 09, 2017 7:42 pm por Shomer

» FFAA Egípcias
Miér Ago 09, 2017 7:41 pm por Shomer

» FFAA Iraníes, La Armada
Miér Ago 09, 2017 7:40 pm por Shomer

» Heyl Ha'Shirión - El Arma Acorazada Israelí
Mar Ago 08, 2017 12:33 pm por Dayan

» El Programa F35 en Israel
Miér Jul 26, 2017 11:49 am por Shomer

» Submarinos Clase Dolphin
Mar Jul 25, 2017 4:17 am por LaloMo

» Noticias, Novedades, Tzahal y las industrias de defensa
Miér Jul 12, 2017 7:39 am por Admin

» HH'Yam - Noticias, imágenes y vídeos
Dom Jul 09, 2017 5:28 pm por Admin

» Heyl Ha'Avir - Noticias, Novedades e Imágenes
Jue Jun 22, 2017 12:55 pm por Shomer

Submarinos Clase Dolphin

Sáb Jun 02, 2007 11:35 pm por Shomer

Submarinos Clase Dolphin
INS Dolphin - INS Leviathan - INS Tekuma




El programa para dotar a la Heyl Ha'Yam (Marina Israelí) con una nueva clase de submarinos mas grandes y capaces que los Clase Gal, se …

Comentarios: 147

Visita la web
Crear foro
Adsence
Bookmarking social

Bookmarking social Digg  Bookmarking social Delicious  Bookmarking social Reddit  Bookmarking social Stumbleupon  Bookmarking social Slashdot  Bookmarking social Yahoo  Bookmarking social Google  Bookmarking social Blinklist  Bookmarking social Blogmarks  Bookmarking social Technorati  

Conserva y comparte la dirección de Forum Tzahal - פורום צה''ל en tu sitio de bookmarking social

Conserva y comparte la dirección de Foro Tzahal en tu sitio de bookmarking social

Palabras claves


Como ayudar en la causa israelí?

Página 3 de 33. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 18 ... 33  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Salcedo el Lun Dic 10, 2007 11:21 pm

Pues no entiendo de que orilla del rio ... por aqui popularmente a los de la otra orilla o acera se entiende a personas homosexuales cosa de Pilar Rahola no ha dado síntomas

!Será al otro lado de la acera!, porque orilla, es la parte más próxima a algo.
avatar
Salcedo
Master Member
Master Member


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Shomer el Jue Dic 13, 2007 1:53 pm

Convocatoria en Chile en apoyo a la Comunidad Judía de Venezuela

Primero fue la Embajada de Israel en Buenos Aires y no dijimos nada.
Luego fue la Asociación Mutual Israelita-Argentina (AMIA) en Argentina y no dijimos nada.
Hoy es en Venezuela…..haremos lo mismo?


Queridos Amigos(as),

El antisemitismo es una realidad que debemos enfrentar y que lamentablemente está más cerca de lo que creemos.

El 2 de diciembre recién pasado, en la oscuridad de la madrugada, organismos de la Seguridad del Estado de Venezuela allanaron el Colegio y Centro Social, Cultural y Deportivo Hebraica de la Comunidad Judía de Caracas. Es la segunda vez que ocurre un hecho de este tipo desde que ostenta el poder el Coronel Chávez.

Este acto, claramente antisemita, debe alertarnos de lo que está ocurriendo con nuestros hermanos en Venezuela; no es un hecho aislado y debemos reaccionar con fuerza para que no se extienda ese manto de odio en la región.

En los años treinta nadie creía que pudiera concretarse una Shoá, menos liderado por un país tan culto como Alemania. La Noche de Cristal fue minimizada.. Hoy no podemos ser meros espectadores cuando vemos que un gobierno sudamericano envía por segunda vez a militares con armamento para que ingresen a una institución judía sin más justificación que intimidar.

Debemos sacar lecciones de nuestra historia para no arrepentirnos después.. Te esperamos el próximo Viernes 14 de Diciembre a las 10:30 horas con banderas de CHILE, ISRAEL Y VENEZUELA frente a la Embajada de Venezuela en Santiago (Bustos 2021 ).

Tu presencia es fundamental! :troll:

Publicado en Infotzion

_________________


“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”
avatar
Shomer
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Salcedo el Jue Dic 13, 2007 7:55 pm

No me meto con los que quieran ir a esa convocatoria, pero lo que debían hacer los judíos venezolanos, es venir a Israel para echar una mano.... porque en Venezuela tienen menos futuro que un pastel a la puerta de un colegio.... parecido a los cristianos del Líbano.
avatar
Salcedo
Master Member
Master Member


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Gravedad el Vie Dic 14, 2007 5:29 am

salcedo escribió:No me meto con los que quieran ir a esa convocatoria, pero lo que debían hacer los judíos venezolanos, es venir a Israel para echar una mano.... porque en Venezuela tienen menos futuro que un pastel a la puerta de un colegio.... parecido a los cristianos del Líbano.

¡Uf! peligrosa idea ésta. Si uno se va de donde lo molestan, entonces, ¿qué hacer cuando ya no haya sitio donde te quieran?. ¿Y los cristianos de Libano, a dónde?.:confused:
avatar
Gravedad
Vip Member
Vip Member


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Shomer el Vie Dic 14, 2007 8:57 am

gravedad escribió:¡Uf! peligrosa idea ésta. Si uno se va de donde lo molestan, entonces, ¿qué hacer cuando ya no haya sitio donde te quieran?.

Por el contrario amigo.. Los últimos 2.000 años nos han demostrado que el peligro para nuestro pueblo esta fuera de esta fortaleza.. Por primera vez en 2.000 años volvemos a tener una nación en donde atrincherarnos, y hoy el mundo ha comprendido, que los judíos ya no mueren a bajo precio!

No pretendemos que nos quieran, simplemente que nos respeten!



Shalom!

_________________


“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”
avatar
Shomer
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Shomer el Vie Dic 14, 2007 9:14 am

Lo recibo y publico!

B"H
Buenos días.
Tengo el gusto de reenviaros este correo recién recibido desde la Comunidad judía de Asturias.
Espero que os sea de interés y utilidad.

Shalom

Ya tenemos casi acabada la organización para la conmemoración de la Shoá el 25 de enero próximo.
Puedes entrar en la página web de la Comunidad Israelita del Pricipado de Asturias www.sefarad.as y ver lo que hemos colgado. Está en el centro en el epígrafe Educación sobre la Shoá. También tenemos un enlace a la derecha con una breve reseña histórica sobre el Holocausto.

Como podréis ver hemos organizado una Jornada de Conmemoración, el I Concurso Regional "Memoria y Dignidad para las Víctimas del Holocausto" y hemos realizado unidades diácticas para ESO y Bachillerato.

Te agradecerímos lo difundieras entre las personas que puedieran estar interesadas.

Un cordial abrazo,
Aída

_________________


“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”
avatar
Shomer
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Cistero el Vie Dic 14, 2007 2:41 pm

Troners, cuando me referí a la orilla izquierda del rio significaba politicamente a la izquierda.

Cistero
New Member
New Member


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Salcedo el Vie Dic 14, 2007 6:49 pm

¿Y los cristianos de Libano, a dónde?

Como siempre Gravedad, das en el clavo con tus comentarios -breves, precisos y concretos- …Los cristianos del Líbano, como los cristianos palestinos siempre se han puesto a favor del bando equivocado, ha sido su virtud. Como si la chorrada esa de un país multicultural fuera el futuro. ¿Qué donde van los cristianos libaneses y lo palestinos?.... Donde van a ir ….al país de los malvados liberales, el del nuevo imperio, al país que siempre hace las cosas mal para terminar haciéndolas bien, al que no quieren imitar con su comida basura …ese…ese..ese, el que tú piensas.
avatar
Salcedo
Master Member
Master Member


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Shomer el Sáb Dic 15, 2007 3:34 pm

A favor de Israel
Por Pilar Rahola

Primera Parte:

"Cuando Hermann Broch, en plena locura sanguinaria hitleriana, lanzó su terrible aseveración —"el peor crimen de Europa es la indiferencia"—, construyó algo más que una frase histórica. De hecho, intentaba lanzar un dardo al corazón mismo de la conciencia europea, la obligaba a mirarse al espejo y a encontrarse consigo misma.

El resultado de esa mirada interior, de haberse producido, habría tenido los mismos efectos que el retrato de Dorian Gray: la monstruosidad no sólo no era ajena a la conciencia europea, sino que nacía de ella misma. Europa era
indiferente en la superficie porque era culpable en la profundidad, en ese abismo interior donde había mimado y alimentado durante siglos el huevo de la serpiente.

La judeofobia no era una contingencia histórica, acotada en tiempo y espacio, sino una cultura de fondo que explicaba toda la historia de Europa. De alguna manera, el odio a los judíos había fundado Europa: era su más prominente socio fundador.

Por eso Broch se equivocó en su grito desesperado: Europa no era indiferente, Europa era el problema. Y por eso mismo nunca hizo una introspección seria, históricamente tan hábil en el manejo de la minimización de la propia culpa. ¿Hitler? Hitler no fue más que el eslabón último de un progresivo proceso de destrucción del alma judía que conformaba el alma europea, proceso de destrucción que, a su vez, era necesariamente un proceso autodestructivo. Como dijo Benjamín Netanyahu seriamente dolido, en una de sus últimas visitas oficiales a Estados Unidos en representación de Israel, "los europeos ya nos quisieron exterminar una vez en el pasado". Es decir, fue Europa quien quiso exterminar a los judíos —y de hecho consiguió exterminar muchas de las pieles de su resistente piel—, y vuelve a ser Europa la que, en cierto sentido, aboga por su exterminio.

Judeofobia europea

¿Es ello cierto? Estoy desgraciadamente convencida de ello, y es esa convicción la que me lleva a escribir estas líneas. La convicción de formar parte de un cuerpo europeo que ha cometido el peor crimen de la humanidad, el exterminio industrializado de toda una cultura, y que, a pesar de ello, no se ha vacunado contra su propio odio. Europa se ha librado de los judíos, pero no se ha librado de la judeofobia.

Ello explica su histerismo acrítico propalestino, su izquierda ferozmente antijudía, su macabra banalización de la Shoá —esa "muerte del alma humana" que Lanzmann ha convertido en un cuerpo a cuerpo con uno mismo—, sus intelectuales de pacotilla tan amantes de la libertad que han ido amando intelectualmente a todos los dictadores de la historia, Mao Tse Tung, Stalin, Pol Pot, ahora Arafat. Ello explica esa nueva construcción ideológica del antisemitismo, versionada como antisionismo —y que Bernard-Henry Lévy considera la más depurada de las versiones modernas del racismo, aunque su formulación hubiera sido un clásico del pensamiento soviético—, y explica también la fascinación que llega a producir, en determinada intelectualidad europea, cualquier fascismo que incorpore al antiamericanismo entre sus fobias totalitarias. Saramago sería el ejemplo más notable de lo que en 1884 August Bebel tipificó como "el socialismo de los imbéciles". Y es que uno puede escribir como los ángeles y pensar como los idiotas.

Europa es Kafka. Y Heine (visto como demasiado judío en Europa y demasiado "europeo" entre los judíos), y Freud, y Marx y hasta Einstein. Sin embargo, al igual que el propio Kafka, no sólo no conoce su identidad sino que la niega y la destruye, tan exiliada de sí misma que ha hecho del autoodio una forma de reafirmación. Su relación con lo judío, propio y extraño a la vez, ha sido siempre la crónica de un harakiri planificado, hasta el punto de llegar a un sinsentido histórico: Europa no se explica sin lo judío y, al mismo tiempo, siempre se ha explicado contra lo judío. Es decir, contra sí misma. Su conciencia colectiva se forma a través de las diferentes formas que la judeofobia inventa, y de ahí nace todo. Igual que su antiamericanismo patológico, tan desleal con los miles de jóvenes estadounidenses que perdieron la vida liberándola de sus más profundas miserias, su antisemitismo también es patológico. Finalmente, después de más de mil años de intentarlo, ha conseguido destruir su alma judía. Al hacerlo, se ha envilecido hasta tal punto que, en cierto sentido, ha muerto.

Por eso, lo que queda de Europa después del Holocausto se parece tanto al esperpento valleinclanesco: el espléndido héroe épico reflejado en el espejo cóncavo. Distorsionado. Embrutecido. Desprovisto de toda grandeza.
El antisemitismo embozado de la izquierda europea Escribo a favor de Israel, primero porque soy europea, y no olvido la responsabilidad directa de Europa en todo lo que Page 2 acontece al mundo judío. De Europa es la responsabilidad de la creación del Estado de Israel. Es Europa quien crea la conciencia, la necesidad del Estado como última esperanza para la supervivencia. Es Europa quien escribe en 1896 el Der Jüdenstaat, de la mano de Theodor Herzl; es Europa quien envía, en 1906, a Yafo, a un joven proveniente de la Polonia rusa, el mítico David Grin, más tarde hebraizado como Ben Gurión.

Hijos de los pogroms, la Diáspora y la destrucción sistemática de su pueblo, es Europa quien envía a miles de jóvenes a esa "tierra sin pueblo, para dotarla de un pueblo sin tierra". Jóvenes que primero quisieron ser franceses, alemanes, polacos, rusos, hispanos, pero que fueron obligados a ser solamente judíos; es Europa quien crea la nación judía, pues, convirtiendo a su gente en el único pueblo del mundo destinado al exterminio total; es Europa quien construye la estación final de Auschwitz; es Europa quien convierte la creación de Israel en la solución extrema. ¿Puede Europa autootorgarse un papel moral en el conflicto de Oriente Próximo sin partir de su radical, monstruosa, gigantesca inmoralidad histórica? Quizás ésa es la clave para entender la actitud de su pensamiento oficial: con su adscripción maniquea y acrítica al victimario palestino, Europa se exorciza de su propia culpa, la niega hasta hacerla desaparecer. Ya no se trata de ser indiferente, como recriminaba Broch. Ahora se trata de ser dedo acusador, linda manera de dejar de ser culpable.

La banalización de la Shoá forma parte de este mismo proceso de exterminio. Y aquí hay que ser de una claridad meridiana: el uso perverso de la memoria del Holocausto como toma de postura en el conflicto de Oriente Próximo es una degradación radical de la moralidad y, sin duda, es la punta de lanza de un pensamiento profundamente reaccionario.

La paradoja de que dicho pensamiento cuaje, sobre todo, entre intelectuales progresistas, líderes de izquierdas y movimientos defensores de los derechos humanos, no resulta sorprendente. Al fin y al cabo, esta paradoja define históricamente a una izquierda "tan verdadera" que a menudo ha sido el brazo ejecutor de los postulados más retrógrados. Bien asentados estos movimientos en lo que Glucksmann llama "los agujeros negros" de nuestra memoria colectiva —Vichy, la guerra de Argelia, el Gulag soviético, las propias persecuciones contra los judíos—, reescriben hasta tal punto la historia que tienden a negarla. Y sólo desde esa negación, desde una negación estremecedora de la conciencia europea, se puede usar el Holocausto como arma arrojadiza contra Israel. Ya no se trata sólo de militar en la hasbará, de amar el principio de información por encima de la propaganda, de querer ser cronistas de la verdad y no del odio. Se trata, sobre todo, de respetar a las víctimas del crimen industrializado. Porque habrá que decirles a los Saramagos del mundo que banalizar a las víctimas de la Shoá es una forma de volver a matarlas. Como dijo alguien, el rigor histórico no sólo es una obligación científica, ante el Holocausto es una exigencia moral.

Por cierto, y con permiso de Joan Culla, que utilizó este argumento en un artículo: si las 52 víctimas palestinas de Jenín (contabilizadas por una ONG tan poco sospechosa como Human Rights Watch), más las 23 víctimas israelíes — ¿o no cuentan?— son equiparables al Holocausto, ¿a qué son equiparables el casi millón de personas que han muerto víctimas del proceso sangriento de islamización del Sudán, o las 20 mil víctimas del aplastamiento de la sublevación de la ciudad siria de Hama por parte de Hafed el Assad; o las 100 mil que tiene en su macabro haber el terrorismo islámico argelino? Y, ¿a qué sería equiparable la sistemática destrucción de poblados cristianos libaneses a manos de facciones palestinas? ¿A qué sería equiparable la matanza de palestinos que perpetró, en su particular septiembre negro, el buen amigo Hussein de Jordania?

Seguirá!

_________________


“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”
avatar
Shomer
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Shomer el Sáb Dic 15, 2007 3:43 pm

Segunda Parte:

Sin embargo, todo ello no cuenta para una izquierda que, datos en mano, no se indigna por las víctimas musulmanas, con su mítica aureola de tercermundismo que tanto gusta a esos viejos carcas de la progresía, sino exclusivamente por aquellas víctimas musulmanas que han caído bajo balas israelíes, en el fragor de un conflicto que es una guerra.

Es decir, la misma izquierda que no recuerda que fueron los comunistas los que a más comunistas mataron en la historia, tampoco tiene interés en saber que nadie ha matado a más palestinos que los propios árabes. ¿Para qué perderse en números, si lo que mueve a indignación, a protesta organizada, a escándalo mediático y a reclamación ante la siempre atenta y amiga ONU —que llegó a tener de presidente a ese bonito nazi llamado Kurt Waldheim— es exclusivamente la culpa judía? De ahí nace la inmoralidad de un Saramago, de ahí nacen esos reaccionarios de izquierdas, tan preocupados por los derechos humanos, que llegan a considerar una tragedia la caída del muro de Berlín. La izquierda implicada en el totalitarismo estalinista, y que sin embargo sólo recuerda las culpas del fascismo.; la misma fascinada por un tercermundismo folclórico que llega a minimizar y hasta comprender el totalitarismo integrista; la misma que odia a América porque en realidad odia, no sus errores, sino los valores que representa; la misma que odia a Israel porque Israel es la encarnación más resistente y genuina del racionalismo. Y afirmar esto entre noticias militares, atentados y ocupaciones, podría parecer una impertinente osadía. Sin embargo, sólo un Estado arraigado en valores racionales podría aguantar más de 50 años de intento sistemático de destrucción. En fin, la misma izquierda que ha encontrado en la ocupación de Cisjordania y Gaza la excusa perfecta para canalizar su antisemitismo.

El maniqueísmo antisemita de la intelectualidad europea

Por supuesto, no olvido un aspecto básico: la ignorancia. Oriente Próximo es lo más mentado en todos los cenáculos que se precien. Pero es lo más mal conocido. La superposición de mentiras ha llegado a ser tan notable, persistente y minuciosa que ha conseguido conformar una verdad paralela.

Una realidad paralela

Escribo, pues, a favor de Israel, porqué me repugna el uso perverso del Holocausto, la pornográfica frivolidad con que se juega con la memoria de la peor tragedia de la humanidad. Y porque, si yo soy Kafka, y Heine, y Freud, también soy cada una de las víctimas que murieron en la solución final. Ser europeo implica una dualidad terrible e inevitable: o se está en el lado de las víctimas, o se está en el de los verdugos. No puede existir la indiferencia que Broch mentaba: nadie, que no sea víctima, resulta ser inocente.
De la negación del Holocausto cuelga, cual hijo natural del mismo proceso de distorsión, la negación de la violencia palestina. Así, mientras las víctimas israelíes no existen, convertidas en pura contingencia inevitable, las palestinas son revestidas de una aureola épica que las engrandece más allá del sufrimiento. Como si fueran la crónica de un martirologio, en esta nueva religión que es, para algunos, la causa palestina.

Por ello no existe la pequeña Lea Schijverschunder, de nueve años, que quedó gravemente herida y perdió a cinco miembros de su familia. Un hombre- bomba. No existen Galila Bugal, de once, ni Shani Avi-Tzedek, de quince, dos de las decenas de víctimas muertas en uno de los autobuses repletos de civiles que hombres-bomba hicieron estallar. No existen las decenas de víctimas infantiles de la bar mitzva que un hombre-bomba decidió celebrar a su manera. Ni las 23 personas muertas en la celebración de Pesaj, ni la mujer embarazada de ocho meses a la que un hombre, cara a cara, ametralló, en el mismo acto asesino en el que mataron, entre otros, a un bebe de meses. Ni siquiera existen los desplazados y los refugiados
judíos —concepto que reconoce ni la Acnur—, a pesar de que casi 800 mil judíos han tenido que salir de los países árabes, más de 95% en muchos casos. No existen las víctimas judías porque son judías y, por ello, son responsables de su propia muerte, fatal destino de quienes han nacido en el pueblo elegido para el exterminio. En el maniqueísmo oficial que milita la gramática periodística europea, las víctimas sólo pueden ser palestinas. Y los asesinos, sólo judíos.
Cualquier dato que tuerza esta dualidad perfectamente trabada, sencillamente es ignorado.

Y así creamos un nuevo lenguaje para una nueva épica, desprovistos como estamos de las épicas de antaño. A los asesinos fanáticos palestinos les llamamos milicianos, bonito concepto de viejas resonancias románticas. No son, pues, locos hinchados de odio en el alma y de metralla en el estómago, sino resistentes. A las bombas indiscriminadas, pensadas para matar a víctimas civiles, cocidas en la cocina del odio totalizado, les llamamos acciones de lucha. Al propio odio, planificado desde la mismísima Autoridad Palestina, perfectamente estructurado como un pensamiento colectivo, odio en las escuelas, en las fiestas, en las canciones, en la vida, ese odio antiguo que llevó a Golda Meir a pronunciar una frase histórica, "llegará la paz cuando los palestinos amen a sus hijos más de lo que odian a los judíos", ese odio no es odio, sino simple y razonable resentimiento.

Tampoco existe un Arafat violento y totalitario, aunque su biografía terrorista sea tan amplia como los centenares de muertos que adornan su camino. Ese líder ciego que ha ido destruyendo todas las posibilidades de paz, que ha engañado a cada uno de los líderes israelíes con los que ha tratado y que, sobre todo, dinamitó la gran esperanza blanca de los acuerdos de Oslo; ese hombre tan abrazado a la causa palestina como alérgico a un Estado palestino —matiz harto significativo, puesto que Estado significa logística, contradicciones, complicaciones, quizás libertades—;
ese personaje que nunca quiso un pacto con Israel, sino el exterminio de Israel, y que mereció el desprecio de un Clinton convencido de haber sido traicionado, como también lo fue toda la izquierda israelí; ese líder de la violencia, responsable directo de la ola de atentados del momento actual —y de tantos otros—, y cuyo amor a la vida de los suyos es más bien escasa: "Podremos sobrevivir a Sharon, pero, ¿sobreviviremos a Arafat?", enfatizaba no hace mucho un palestino; ese hombre que acumula tantas muertes civiles como errores históricos, tanto totalitarismo violento como corrupción, y cuyo único ecosistema es la guerra, ese hombre no existe.

Para la Europa de la nueva moral frente a lo judío, sólo existe el pobre y viejo resistente, última ocasión para enamorarnos nuevamente de un dictador. No es un estratega, es un terrorista. Pero hemos decido que es nuestro terrorista, como cuando los piratas de uno no eran piratas sino corsarios. Como cuando Kissinger dijo aquello de Pinochet: "Es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta".

El obsceno antisemitismo mediático

Y eso que los medios de comunicación europeos, los mismos que editorializan escandalizados con Belén o Jenín o Gaza, podrían haber hecho un festín con las violaciones palestinas de los acuerdos de Oslo. Y eso que las denuncias
contra Arafat por corrupción con las ayudas europeas han sido publicadas incluso en Kuwait. Y eso que, puestos a pedir juicios por crímenes contra la humanidad, Arafat lleva algunas maletas sangrientas a cuestas. ¿No sería el exterminio de 30 mil cristianos libaneses, unos 10 mil a manos de las milicias de Arafat, un titular bien bonito? Y eso que publicar la arenga de muchos imanes, apelando a la obligación al martirio, daría mucho juego, con su sistema metódico de inculcación de valores fatalistas. Y eso que los millones de petrodólares dedicados al terrorismo palestino, y no a las escuelas, a los hospitales, a las infraestructuras, serían lindos de analizar. Y eso que cuando Gaza y Cisjordania estuvieron durante años en manos árabes, nadie sugirió allí un Estado palestino, bonito tema de debate. Y eso. Pero en el periodismo que decide que la ocupación de la basílica de Belén por parte de 150 terroristas, armados hasta los dientes, que llegaron a adosar hasta 40 bombas en las paredes de la basílica, no es una ocupación terrorista, sino el asedio del ejército israelí contra un lugar sagrado, en ese periodismo, ¿qué interés tienen la información, el rigor, la veracidad, la neutralidad? Sobre todo la neutralidad, habiendo optado todos por una cómoda y
catártica "neutralidad propalestina".

En la perversión última de esta consciente o inconsciente distorsión de la realidad, no existe una nueva forma de fascismo, el integrismo islámico. Existe sólo una lucha con causa. Que el Mein Kampf de Hitler o los repugnantes Protocolos de los sabios de Sión, nacidos bajo la pluma de los servicios secretos zaristas, sean bestsellers en el mundo árabe, debe ser un síntoma lógico de la lógica civilizada de las cosas. También debe ser lógico que algunos grupos nazis europeos hayan celebrado la caída de las Torres Gemelas y tengan a Bin Laden como un nuevo Führer: todo cuadra. Todo menos el hecho de que Europa está volviendo a caer en sus mismos errores —"nos vuelve a traicionar" se oye en las calles de Israel—, incapaz de digerir a los judíos incluso cuando ya no habitan entre los suyos. ¿Cómo era aquello?: "Primero nos dijeron ‘no podéis vivir entre nosotros como judíos’. Después, ‘no podéis vivir entre nosotros’. Finalmente, ‘no podéis vivir”. No podéis vivir ni en Israel, el Estado que creó la propia Europa. Por eso Israel tiene que pedir perdón por sus actos, incluso cuando tiene razón. Y nunca, nunca, puede equivocarse.

Seguirá!

_________________


“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”
avatar
Shomer
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Shomer el Sáb Dic 15, 2007 3:54 pm

Viene de la página anterior.. Tercera Parte:

Como nunca puede perder. Porque detrás de una derrota árabe llega otra guerra, y otra, y otra. Pero la primera derrota de Israel significaría su desaparición absoluta. "Si alguien dice que quiere destruirte, créele", dijo Menahem Begin, y diez años después de su muerte la afirmación no puede ser más válida. Incluso entre los sectores más dogmáticos del pensamiento europeo, hay una evidencia que resulta irrefutable: en el pensamiento colectivo israelí, late la irreversibilidad de un Estado palestino, más tarde o más temprano. Su exigencia no es el territorio, es la paz.

Pensemos, por ejemplo, en el retorno de todo el Sinaí a Egipto, cuando la paz con este país fue un éxito. "Sólo es desierto", me decía uno de esos ignorantes ilustrados que corren por ahí. Ni sabía ni tenía interés en saber que el Sinaí, ciertamente, era desierto cuando lo ocupó Israel, pero lo devolvió con pueblos urbanizados, hospitales, escuelas y ¡petróleo! Petróleo que los árabes ni sabían que tenían, y ello teniendo en cuenta que Israel no tiene petróleo. Por cierto, fue Sharon en persona quien obligó al retorno de los colonos judíos que se habían asentado en el Sinaí.

La obsesión de Israel es la seguridad y, en consecuencia, la paz. Por ello, las sucesivas derrotas árabes en las guerras contra Israel tienen un precio: el precio de la seguridad de Israel. En el pensamiento colectivo israelí, pues, y más allá de algunos radicales perfectamente disminuidos ante la sociedad, no existe la negación del derecho palestino. Israel quiere vivir seguro como Estado y es a partir de la seguridad como se relaciona con el entorno, un entorno hasta ahora totalmente agresivo. En el pensamiento colectivo palestino, en cambio, lo que late es la voluntad de hacer desaparecer a Israel y prácticamente nadie acepta la existencia de los dos estados. "Después de 32 años, ¿dónde está el movimiento Paz Ahora palestino", se preguntaba con cansancio Mario Wainstein, cofundador del Movimiento Shalom Ajshav y activo militante por el diálogo palestino-israelí. "¿Dónde están los intelectuales palestinos que nos dan el pésame por nuestras víctimas de atentados, como los veinte preminentes escritores israelíes que fueron a dar el pésame a las casas de víctimas palestinas?".

Sin raíces ancestrales, perdida en el gran magma de la identidad árabe —el propio mito irreal del pueblo palestino se inventó como excusa para la ocupación árabe— la identidad palestina no sólo es muy reciente, sino que sobre todo se ha creado en función del odio a Israel. Es decir, de la misma forma como Europa se explica, a la vez, por su componente judía y por su componente antijudía, ambas tan estrechamente relacionadas que conforman las dos caras de la misma identidad, también lo palestino se explica, casi exclusivamente, por su componente antijudío. Por ello es tan difícil acabar con la violencia extremista palestina.

No sólo por la irresponsabilidad de líderes violentistas como Arafat, o por la directa relación del petrodólar con el integrismo. También por un hecho más sutil, quizás menos tangible: si los palestinos renuncian al odio a los judíos, pierden una parte substancial de su identidad. Ergo, tienen que reinventarse. Pero, ¿están preparados para reinventarse? No lo parece. De manera que, Menahem Begin, si alguien dice que quiere destruirte, créele.

Europa: judeófoba y propalestina

Escribo a favor de Israel, pues, porque no quiero ser cómplice de la deliberada, sistemática y peligrosa distorsión de la realidad que practica el periodismo europeo, con pocas excepciones, tan fusionado con la causa palestina, que llega incluso a tener mala conciencia cuando se ve obligado a noticiar algo que no señale la culpa israelí. Hasta los muertos israelíes son informados como una consecuencia del propio Israel. Como si Israel, en el fondo, los matara. A favor de Israel, pues, porque no acepto que la defensa de la causa palestina sea la excusa para un nuevo brote antisemita.

Porque me repugna la ceguera de una izquierda, mi izquierda, que aún milita en sus tics más retrógrados, y que, llevada por sus fobias judeófobas —nunca reconocidas, y sin embargo perfectamente contrastadas— no acierta a vislumbrar el enorme peligro de la nueva cara del totalitarismo: el integrismo islámico. Fue Glucksmann también quien,
no hace mucho, alertó al mundo árabe en este sentido: "el Islam, o consigue parar la locura de sus milicias, sus jóvenes combatientes de Dios, o habrá iniciado su propio fin, una vez haya caído en las garras del fanatismo, igual que les pasó a las dos otros ideologías totalitarias del siglo XX". Y añade, hablando de los asesinatos indiscriminados a civiles: "Igual que no puedes dormir con quien quieras, tampoco puedes matar a quien quieras. La religión y la cultura están ahí para poner límite a ese nihilismo homicida, para reglamentar la violencia guerrera. Cuando todo está permitido, Dios y la tradición mueren; y si todo continúa siendo permitido, entonces muere también el orden secular de la polis". El odio se legitima cuando todo se permite. Que se legitime en nombre de Dios riza el rizo hasta la locura.

Mientras escribo estas líneas, me llega la información de un nuevo atentado, esta vez en la cafetería Frank Sinatra, repleta de estudiantes de la Universidad Hebrea de Monte Scopus en Jerusalén. De momento han muerto siete jóvenes que preparaban sus exámenes, y otros 74 están heridos de diversa gravedad. Los clavos sin cabeza que acompañan a las bombas suicidas, para aumentar su potencial destructor, no tienen piedad. La noticia llega en forma de titular sangriento, pero, nuevamente, la gramática está cargada de ideología: "milicianos palestinos", "venganza previsible", "resistentes". Al final, resultará que ha sido Sharon quien ha matado a los jóvenes universitarios.

La legitimación del odio.

A favor de Israel, pues, porque, sin dejar de entender a la causa palestina, puedo y quiero entender también la causa israelí. ¿Entender significa aceptarlo todo, justificarlo todo, asumir las muchas responsabilidades que también tiene en el conflicto? Resulta evidente que no, pero no voy a cometer el error que tantas veces cometemos los que escribimos
en términos de comprensión respecto a Israel: no voy a justificarme. El largo introito de excusas, parabienes y justificaciones múltiples que tenemos que escribir los que alzamos el dedito, casi acomplejados, y decimos que también asiste la razón a Israel, es uno de los procesos de demonización de la opinión más evidentes y exasperantes de los últimos tiempos. Nadie que escriba a favor de las razones palestinas, aunque milite en un aberrante maniqueísmo simplista, necesita explicarse. La razón universal le asiste más allá incluso de la razón. Sin embargo, el solo hecho de intentar recuperar algunos de los fragmentos de ese espejo roto que es la verdad, y recordar que también existen razones, y víctimas, y dolor israelí, implica un gesto sospechoso por naturaleza, un gesto que nos convierte inmediatamente en cómplices del terror. Casi tenemos que demostrar que somos demócratas, a veces delante de demócratas de toda la vida que no sienten ningún pudor en defender actos de terrorismo totalitario. En este burdo contexto de criminalización de la opinión que no es visceralmente propalestina, se sitúa lo que muchos judíos llaman "la culpa actual de Europa" y que resumiría en la frase de un judío catalán, Ari Elijarrat, que me lo escribía en un e-mail: "La posición visceralmente propalestina de Europa es un freno para la paz en la zona". Estoy segura de ello, de manera que voy a verbalizar una auténtica provocación: lo europeo y lo palestino se encuentran en un lugar común de poderoso atavismo y simbología, y por ello están tan unidos: se encuentran en el lugar común de la judeofobia. Europa es responsable directa de alimentarla en su interior, de permitirla en el exterior y de que la paz en la zona no sea, por ahora, ni un horizonte lejano. Los palestinos se sienten legitimados en su odio porque Europa los legitima día a día. Y con ello no excluyo que Europa legitime las razones de la causa palestina, actitud ésta pertinente y legítima. Lo que denuncio es que legitima el odio, cosa bien distinta.

Bonito cuadro, el cuadro que conforman los fragmentos del rompecabezas: Europa destruye todo un pueblo; envía los restos del naufragio lejos de casa, convencida de su escaso valor —la sorpresa de la victoria israelí en las guerras a las que fue abandonado el pueblo judío, aún resuenan en los despachos del poder europeo—; y después le niega el derecho a usar la tierra en la que un día lo echó, ese trozo de desierto que nadie quería. Así, el judío victorioso pasa a ser nuevamente un personaje incómodo, indigerible y, encima, notoriamente antipático, como antipática es la
visualización permanente de la propia culpa. Del judío victorioso pasamos al judío perseguidor, concepto mucho más digerible y encima entroncado con nuestro pasado glorioso: ¿o no es la reedición moderna del judío malo, usurero y comeniños de nuestro pensamiento medieval? Qué linda manera de reencontrarnos a nosotros mismos. ¡hasta Isabel la Católica, esa a la que hacen santa, debía de tener razón!

Soy y me siento de izquierdas, aunque después de leer todo esto, Maruja Torres me habrá expulsado del olimpo, que en las Españas la izquierda es arabista o no es. Pero, cuestiones vaginales aparte, ser de izquierdas es, para mí, algo más que una definición ideológica, es una posición ante la vida, ante la sociedad, ante el pensamiento. Serlo implica ejercitar el sentido dialéctico, la crítica y la autocrítica, y desear transgredir la realidad para mejorarla. Nunca he entendido por qué esa postura vital, que se convierte en una posición ideológica, puede servir como excusa para canalizar dogmatismos acríticos, maniqueísmos simplistas y hasta racismos encubiertos. O directamente, para verbalizar tonterías.

El antiamericanismo, por ejemplo, tamaño disparate del pensamiento único de la izquierda que no piensa demasiado. O la judeofobia, nunca reconocida y sin embargo siempre presente. O el antisionismo, paraguas para encubrir con cómoda prestación el antisemitismo de siempre. Por eso también escribo a favor de Israel, porque existe y tiene que existir una izquierda que no haga seguimiento de la propaganda, que abraza causas sin ahogar las causas del vecino, que ama a Palestina porque previamente entiende y ama a Israel. Una izquierda, en todo caso, que cuando lee lo de los "campos refugiados en Jenín" —¿refugiados? ¿en Jenín?— se harta de reír por no hartarse de llorar, dolida por la traición que la información sufre en manos de los informadores. Una izquierda que se siente cómplice de la izquierda israelí, y busca y no acaba de encontrar a la izquierda palestina. Una izquierda que puede defender una causa, pero que nunca aceptará que una causa se lo puede permitir todo, la muerte indiscriminada, por ejemplo.

Una izquierda, en fin, que se sabe culpable como europea, y que no está dispuesta a volver a traicionar a su alma judía. ¿Existe? La reclamo para mí y para muchos, a pesar de ser consciente de la minoría dentro del magma acríticamente propalestino que nos camufla. Y lo digo por si no ha quedado meridianamente claro: su defecto no es su complicidad palestina. Su defecto es su acriticismo.

Queda pues dicho: a favor de Israel, la forma más inteligente, razonable, prudente y honesta de ir a favor de Palestina.

"Am Israel jai be-Israel" ("el pueblo de Israel vive en Israel"). Era el 14 de mayo de 1948 y la frase, pronunciada por Ben Gurión, cerraba un ciclo de miles de años de diáspora, persecución, muerte y resistencia. Pero nada impedía que también viviera, en franco vecindaje, el pueblo palestino. Un pueblo que llegó en masa a los desiertos de Judea precisamente porque llegaron los judíos. Más de 50 años después, los palestinos aún no han entendido que Israel tiene el derecho a existir. Y, sin embargo, por mucha camaradería de salón que reciban de sus aliados europeos, su única posibilidad de ganar la razón histórica es entendiéndolo.

_________________


“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”
avatar
Shomer
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Shomer el Sáb Dic 22, 2007 7:43 am

La importancia de Israel
Abc es prensa Española, Edición impresa - Oriente Medio

Israel está en Oriente Medio, pero no es una nación del Oriente Medio.



Si nos atreviéramos a trazar una frontera entre el mundo árabe y musulmán y nosotros, nadie puede tener dudas de que Israel caería en nuestro lado de la frontera. Aún más, Israel y su futuro no sólo es importante para la paz del mundo, sino que cada día lo es más para la propia supervivencia de Occidente . Suena exagerado, pero puede muy bien que Israel sea la última línea de defensa que nos queda frente a la marea creciente del Islam radical.

Para empezar, Israel es el mejor dique de contención de un Irán con ambiciones de hegemonía regional y de imposición global. Ni los europeos ni los suníes de la región quieren o saben cómo parar la ambición nuclear de los ayatolás, su mejor baza de poder. Israel puede que sí, pues su supervivencia le va en ello. Quienes ven en Irán una amenaza real pero se sienten impotentes para frenarla, confían en que Tel Aviv haga algo llegado el momento. Injusto y cínico, pero verdad.

En segundo lugar, en la medida en que el conflicto con los palestinos; se aleja de una cuestión nacional y pasa a ser cada vez más claramente un problema de extremismo islámico, Israel pasa a estar en la vanguardia de la guerra contra el fanatismo religioso y por ende, contra el terror islamista de carácter global. Ya no es sólo la supervivencia de Israel lo que está en juego. Si cae Israel, es todo el dominó occidental el que se tambaleará. De ahí la importancia de que Israel sea respetado, tenga reconocidas sus fronteras, el derecho a que éstas sean seguras y defendibles y últimamente, pueda vivir en paz.

Los europeos sobre todo debemos reconocer este hecho. Si el Islam militante se traga a Israel, habremos perdido nuestra mejor defensa. Y el Islam le amenaza desde fuera de sus fronteras, desde los territorios palestinos en manos ahora de Hamás y con un radicalismo creciente, como desde nuestro propio suelo. El nuevo antisemitismo y la pasividad ante sus múltiples expresiones sólo pueden lograr distanciarnos del pueblo de Israel y de la comunidad judía. Y aunque sólo sea por nuestro propio interés estratégico y no ya por una cuestión de justicia histórica, deberemos perseguirlo y castigarlo, no hacer la vista gorda. No es inocente que muchos de los asaltos antisemitas en suelo europeo hayan sido perpetrados no por elementos de extrema derecha, sino por jóvenes musulmanes.

Mientras no les demos razones para pensar lo contrario, el pueblo judío y el israelí seguirán sintiéndose víctimas de la Historia y eso es algo que debería llegar a cambiarse. Israel tiene que ser parte integral de Occidente. Israel no puede ser sólo Europa para la liga de baloncesto.

_________________


“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”
avatar
Shomer
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Shomer el Miér Ene 02, 2008 12:20 pm

Israel y el mesianismo político



Gustavo Daniel Perednik reflexiona sobre la ceguera de la izquierda a la hora de ceder hasta límites absurdos para conseguir la paz, que ha llevado al peor baño de sangre de la historia de Israel.

Aquí en Israel, el anhelo por la paz es casi una obsesión, y por lo tanto, aún cuando el afán en sí es una fuerza positiva, ha llevado a algunos israelíes a insistir incautamente en que, para obtener paz, sólo hace falta que el gobierno de Israel dé los pasos apropiados. Si no hay paz, pues es culpa nuestra. Aunque sea un poco culpa nuestra. La realidad es otra. Del mismo modo como no había modo alguno de saciar el impulso destructor del nazismo ni la tenacidad imperialista del comunismo, así no hay forma de apaciguar la brutalidad voraz del fundamentalismo islámico

Incluso si el mundo entero se convirtiera al Islam, la guerra continuaría, probablemente entre las sectas islamistas que se atribuyen ser su versión más pura. La motivación sagrada es golpear, más que lograr algo específico con el golpe. Entre el opaco mundo árabe, la colorida sociedad israelí prorrumpe con atrevido brillo. La vasta pluralidad de ideas, partidos y organizaciones que conviven en Israel, es continuidad directa de la tradición del judaísmo que siempre exaltó la diversidad de opiniones.

Israel también es agredido no por sus acciones, sino por ser el espejo del gran fracaso de sus vecinos, y por el hecho de que sea un Estado judío. Ello le hace absorber en sí mismo la corriente del odio que antes se volcaba contra el judío y ahora contra el judío de entre los países.

Por el contrario, la izquierda suele opinar que la guerra contra Israel se debe al comportamiento de los distintos gobiernos hebreos. La aspiración es cándida. De nada nos servirá echarnos culpas artificiales por una situación en la que nuestra responsabilidad es sumamente parcial. Ser o no ser es el dilema de Israel; no cómo actuar.

_________________


“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”
avatar
Shomer
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Shomer el Sáb Ene 05, 2008 11:34 am

Empeoró la imagen internacional de Israel

AJN.- Lo señala un estudio de la Universidad Hebrea de Jerusalem basado en la información que publican los medios estadounidenses y británicos. La retirada de los territorios de 2005 no modificó la visión del país como "ocupante y opresor". Tampoco mejoró la consideración sobre los palestinos.



Un informe de la Universidad Hebrea de Jerusalem reveló que para la prensa la imagen internacional de Israel no mejoró a pesar de la retirada de los territorios de la Franja de Gaza en 2005.

En lugar de ayudar a enmendar la imagen de país "ocupante y opresor" y enfrentar las demandas internacionales de mayores concesiones territoriales para los palestinos, la retirada sólo sirvió para agravar la visión de los medios sobre Israel.
La investigación fue realizada por los doctores Tamir Sheafer e Itai Gabai, del Departamento de Relaciones Mediáticas de la universidad, y consistió en el rastreo de informaciones sobre Israel en los medios estadounidenses y británicos.

A pesar de la desocupación de los territorios, Israel está representado "de una manera más negativa en comparación con el período previo", explicaron los investigadores.
"Encontramos que una de las principales razones de este fenómeno es que el país continúa siendo visto por el mundo como un estado ocupante", sostuvieron Sheafer y Gabai en declaraciones al diario local The Jerusalem Post.

Al mismo tiempo, en la universidad descubrieron que tampoco la Autoridad Palestina (AP) pudo revertir su imagen internacional. "A pesar de que trataron de mostrar como positivas y democráticas las elecciones de enero de 2006, el fortalecimiento de Hamas provocó reacciones negativas", sostuvo Sheafer.

_________________


“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”
avatar
Shomer
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Salcedo el Sáb Ene 05, 2008 12:52 pm

Claro... porque la izquierda, los Nacional-Socialistas y el mundo musulman se unieron para dar por cu....... A la mierda con las encuestas, porque no dan para vivir. Israel a lo suyo, leña al moro. Total, va dar lo mismo.
avatar
Salcedo
Master Member
Master Member


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Salcedo el Sáb Ene 05, 2008 1:16 pm

Pues menos mal, que los judíos salen bien parados de la película “American Ganster”. Porque el policía honrado, Russell Crowe, que luce la estrella de David en su pecho durante toda la película, es judío. ¡Anda que si encima fuera el malo!. Un saludo
avatar
Salcedo
Master Member
Master Member


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Shomer el Jue Ene 17, 2008 4:15 am

PILAR RAHOLA
PREMIO MENORAH DE ORO EN CANNES



FELICITACIONES, PILAR !!! Este Premio es el reconocimiento del Pueblo Judio por tu lucha sin cuartel contra el fanatismo y la ignorancia, contra el terrorismo irracional y la muerte, contra el maltrato a la mujer y al niño, contra el miedo y la fuerza de la espada, traducida en algo muy peligroso: la demencia. Te has erigido en la Defensora de la Justicia combatiendo las lacras que acosan al mundo y estas triunfando.

Publicado en PorIsrael

_________________


“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”
avatar
Shomer
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Shomer el Jue Ene 17, 2008 4:19 am

Con palabras sentidas, expresadas ante la Bnai Brit de Francia, Pilar Rahola agradeció, se emocionó y manifestó su orgullo por haber recibido como premio a su trayectoria el símbolo identificatorio del judaísmo consistente en la Menorá de Oro, otorgado por dicha institución a las personas sobresalientes por su lucha en resguardo de nuestro hasta no hace mucho humillado pueblo. Y seguramente que esos, son sus verdaderos sentimientos.

Sin embargo y dejando a un lado el protocolo y el ineludible discurso que el mismo conlleva, vale hacerse la pregunta: ¿había acaso alguien que mereciese tanto como Rahola tamaña distinción?. Ante esta cuestión y si pretendemos ser leales con la verdadera justicia, deberíamos invertir los términos, dejando bien claro que no lo hay y que somos los judíos en su conjunto y no ella quienes estamos obligados a agradecer, emocionarnos y enorgullecernos por contar de nuestro lado a una persona del calibre intelectual y moral como la ilustre catalana, constituyendo el premio tan sólo un objeto material que nos sirve para manifestárselo. Un objeto material que nunca he visto, pero al que seguro, sobre todo para este caso en especial, le debe faltar escrita y resaltada una palabra que lo resume todo y que ella, Pilar Rahola, dice con frecuencia a los demás: TODÁ (gracias). Aunque su entrega a alguien, y más precisamente en este caso particular, desde luego que la implica.

Por tales motivos, en mi nombre y por sentimiento sincero, yo también le digo: GRACIAS PILAR.

Mario Linovesky

_________________


“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”
avatar
Shomer
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Shomer el Jue Ene 17, 2008 4:22 am

Las redes de Hasbará
Dr. Jaime Manuschevich

Un último factor del nuevo equilibrio ha sido el gigantesco trabajo de esclarecimiento que están realizando desde hace varios años un conjunto de redes judías de hasbará y destacados intelectuales, tanto no judíos como judíos, de forma seria, constante y profesional.

Estas redes, al no existir un medio israelí de alcance mundial, tal como BBC, CNN, Al Jazzira ni una agencia informativa de israelí o judía propiamente tal, o un Departamento específico dedicado al tema mediático en el gobierno israelí, asumieron parte de esta labor. Prácticamente no hubo institución judía, que suman cientos y tal vez miles en el mundo, que no asumiera el trabajo de hasbará como una labor importante, pasando por todas las instituciones del Estado de Israel que trabajan a nivel mundial. En muchísimo caso estas redes operaron como agencias informativas no formales, desde sitios en internet, que difundían las noticias generadas desde Israel, con un enfoque editorial más objetivos sobre los hechos que muchísimas agencias. Estos grupos, de manera inicialmente espontánea, llevaron adelante la lucha mediática, premunidos de ideas claras, voluntad férrea y redes de internet. Quizás pasará mucho tiempo hasta que vuelvan a aparecer tantas redes en tan corto tiempo.

Una importante agrupación hoy es Israel Hasbara Comitee, El comité de Israel Hasbara (IHC) comenzó sus operaciones en el Internet el 2 de enero de 2002. El comité de Israel Hasbara es una organización no gubernamental, y en su breve período de existencia, opera con millares de personas adentro sobre 105 países y territorios. Otra es Hasbara Fellowship, que desde el año 2001, conjuntamente con el ministerio de Israel de Asuntos Extranjeros, traen a centenares de estudiantes a Israel cada verano e invierno, dándoles la información y las herramientas para que a la vuelta a sus campus universitarios actúen como líderes en la lucha para defender la imagen de Israel. Hasta ahora, las becas de Hasbara han entrenado a casi 900 estudiantes extendidos en 170 campus universitarios.

También se creó Hasbara-Israeli Reaction Center en el año 2003, que aglutinó un conjunto instituciones de habla inglesa. Otro importante centro de Hasbara es el Consejo de la Información de los Ciudadanos de Israel, cuyas principales actividades fue entrenar personas sobre el tema, proporcionar asistencia a individuo y grupos implicados en campañas del hasbará, dar información a los medios, formar enlaces con individuos, comunidades y funcionarios en nivel mundial. Los miembros de ICIC son académicos, profesionales y activistas de la comunidad que entregan una opinión israelí al mundo.

En el mundo latino, la periodista y escritora española Pilar Rahola ( www.pilarrahola.com ) jugo un papel clave, denunciado la arbitrariedad mediática en todos los espacios donde se le dio tribuna, incluida ONU. En el mundo judío latino este trabajo se fortaleció con la formación de de muchos sitios Web y una red que aglutinó a más de 15 sitios de origen latino procedentes de Israel, EE.UU. España, Argentina y Chile, encabezados por el sitio israelí Por Israel ( www.porisrael.org ), que lograron resolver en parte a lo menos, las carencias informativas y la distorsión de la prensa sobre el conflicto.

Fragmento final de un articulo del Dr. Manuschevich: "Israel gana la guerra mediatica" Seccion: Colaboraciones Especiales.

Fuente> www.lakehila.cl

_________________


“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”
avatar
Shomer
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Shomer el Dom Ene 20, 2008 6:52 pm

Como apoyar la causa de Israel.. LINK

Como apoyar a Israel moralmente.. LINK

_________________


“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”
avatar
Shomer
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Salcedo el Lun Ene 21, 2008 5:36 pm

Sigo sin entender como Pilar Rahola está de nuestro lado... porque hace y dice cada........ cosa. :shock: . En una palabra, está como las maracas de Machin.
avatar
Salcedo
Master Member
Master Member


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Pagano el Lun Ene 21, 2008 7:02 pm

salcedo escribió:Sigo sin entender como Pilar Rahola está de nuestro lado... porque hace y dice cada........ cosa. :shock: . En una palabra, está como las maracas de Machin.
¿Qué culpa tienen las pobrecitas maracas :idolo: para ser comparadas con esa impresentable?

:shit:
avatar
Pagano
Master Member
Master Member


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Gravedad el Mar Ene 22, 2008 5:47 am

pagano escribió:
salcedo escribió:Sigo sin entender como Pilar Rahola está de nuestro lado... porque hace y dice cada........ cosa. :shock: . En una palabra, está como las maracas de Machin.
¿Qué culpa tienen las pobrecitas maracas :idolo: para ser comparadas con esa impresentable?

:shit:
¿Podéis darme enlaces o referencias para conocer y comprender vuestras críticas?. Gracias de antemano.
avatar
Gravedad
Vip Member
Vip Member


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Shomer el Mar Ene 22, 2008 5:39 pm

Me sorprende que le tanta fobia.. La he escuchado y leído en varias oportunidades y me parece una mujer de ideas muy claras.. Pero bueno, ustedes los españoles la conocerán mucho mejor que yo..

_________________


“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”
avatar
Shomer
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Shomer el Mar Ene 22, 2008 7:00 pm

Hablemos de Israel
Fuente : La Vanguardia (España)
El Occidental


Más de 40 misiles Qasam fueron disparados hoy hacia Israel y estallaron cinco en la ciudad de Sderot y otras poblaciones que rodean Gaza. Dos de los misiles impactaron en edificios y provocaron daños de consideración". Esta crónica, que he reproducido de la prensa israelí, pertenece a la semana pasada, pero podría reproducir la situación de cualquier día, de cualquier mes, de cualquiera de los últimos años.

El propio Hamas habla de doscientos cohetes y más de cien proyectiles de mortero, lanzados en la última semana. Esta cotidianidad en el uso masivo de cohetes marca, a su vez, la cotidianidad con que se vive en las zonas del sur del país, donde las escuelas, el trabajo, la compra, todo está supeditado a la permanente agresión bélica que llega desde Gaza. Ello sin contar la trágica tensión por los soldados aún secuestrados, o el conocimiento explícito del tipo de educación para el odio, que se imparte desde la escuela y la televisión palestinas, utilizando incluso a los mitos de Walt Disney. O el tráfico de armamento, desde la frontera de Egipto.

Cada vez que Gaza estalla en la prensa internacional -y sólo estalla cuando, finalmente, hay una reacción israelí-, detrás de la noticia, subsisten centenares de ataques previos palestinos, cuya bondad periodística no moviliza ningún interés. ¿Significa, ello, que toda reacción israelí está justificada? De ninguna manera, y a los hechos me remito.

Creo que Ehud Olmert, en su necesidad de demostrar que es un líder fuerte -después de la acumulación de errores de la guerra del Líbano-, ha tomado decisiones que, si bien tienen una lógica militar, no tienen una lógica democrática. No se puede justificar, de ninguna manera, el aislamiento total de una población civil. Incluso, aún sabiendo la implicación de esa población en el hostigamiento permanente contra Israel.

Sin embargo, que no lo defienda, no significa que olvide la crítica situación que vive Israel, en guerra declarada o latente desde hace décadas, rodeado de millones de enemigos que quieren hacerlo desaparecer, demonizado por casi todos, vigilado hasta el delirio por la prensa internacional, y el único de todo el mundo que no puede perder la guerra ni un solo día.

No tengo ninguna duda que, a pesar de su notable inteligencia militar y de su armamento, Israel es el país débil de la zona. A diferencia de sus enemigos, que pueden permitirse dictaduras temibles, apoyo logístico a todo tipo de grupos terroristas y hasta amenazas de destrucción, Israel mantiene una sólida democracia, aporta avances científicos a la humanidad, y además está obligada a dedicar el grueso más substancial de su PIB a la urgente necesidad de defensa. Es el único país del mundo que vive en una situación de hostigamiento extremo desde que existe, y sin embargo es el único que tiene que pedir perdón por sobrevivir.

Lo que está ocurriendo, pues, en Gaza, es el enésimo capítulo del capítulo de siempre, cuyo recorrido previsible no implica, desgraciadamente, que no se repita. Hamas mantiene la violencia cotidiana, mantiene la amenaza global, y mantiene el adiestramiento en el odio antiisraelí. Por supuesto, mantiene también el elogio público al martirio. Toda esta bomba de tiempo, que estalla periódicamente, como estalló la bomba de Hizbulah, y acabó en la guerra del Líbano, no merece ni la reprobación de la Liga Árabe, que solo se reúne para demonizar a Israel, ni la crítica de la ONU, ni el repudio internacional.

Por el contrario, todos los movimientos de defensa israelíes son demonizados al instante, y ahí tenemos a la corte de intelectuales de pro, alzando su indignación al sol. Me parece bien la crítica democrática a Israel. Pero, para ser creíble, sería bueno escuchar algo de solidaridad con las víctimas israelíes, algo de denuncia al terrorismo islamista palestino, algo de indignación por el uso corrupto de las ayudas internacionales, y algo de preocupación por el papel bélico de los países de la zona. Y sin embargo, el silencio. Lo cual lleva a una conclusión inevitable: que, respecto a Israel, la frontera entre la crítica democrática, y la criminalización maniquea, es tan frágil que se viola en la mayoría de comentarios. Sobre Israel no se hace análisis político. Se perpetúan los viejos artes de la difamación y la propaganda.

_________________


“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”
avatar
Shomer
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Re: Como ayudar en la causa israelí?

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 33. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 18 ... 33  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.