Foro Tzahal
Am Israel Jai !!
Crear foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» La Guerra de los Seis Dias
Dom Ene 15, 2017 8:32 pm por Shomer

» Servicios de Inteligencia
Dom Ene 15, 2017 8:28 pm por Shomer

» Conflicto Israel - Siria
Vie Ene 06, 2017 7:57 pm por Dayan

» Noticias, Novedades, Tzahal y las industrias de defensa
Lun Ene 02, 2017 1:47 pm por Dayan

» FFAA Iraníes, La Armada
Mar Dic 27, 2016 12:45 am por Dayan

» Defensa AA, Industria Aeroespacial
Lun Dic 26, 2016 2:22 pm por Dayan

» El Programa F35 en Israel
Miér Dic 14, 2016 10:36 pm por Shomer

» Conflicto existencial: Tanques o Mantequilla?
Mar Dic 13, 2016 11:46 pm por Dayan

» Submarinos Clase Dolphin
Dom Dic 11, 2016 2:39 pm por Shomer

Submarinos Clase Dolphin

Sáb Jun 02, 2007 11:35 pm por Shomer

Submarinos Clase Dolphin
INS Dolphin - INS Leviathan - INS Tekuma




El programa para dotar a la Heyl Ha'Yam (Marina Israelí) con una nueva clase de submarinos mas grandes y capaces que los Clase Gal, se …

Comentarios: 141

Visita la web
Crear foro
Adsence
Bookmarking social

Bookmarking social Digg  Bookmarking social Delicious  Bookmarking social Reddit  Bookmarking social Stumbleupon  Bookmarking social Slashdot  Bookmarking social Yahoo  Bookmarking social Google  Bookmarking social Blinklist  Bookmarking social Blogmarks  Bookmarking social Technorati  

Conserva y comparte la dirección de Forum Tzahal - פורום צה''ל en tu sitio de bookmarking social

Conserva y comparte la dirección de Foro Tzahal en tu sitio de bookmarking social


Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Página 3 de 11. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Israel Moraga el Miér Abr 30, 2008 3:47 pm

Hijos de Puta que con eso quieren perennizar el conflicto. Luego un chico de esos sale de una madriguera dispara a un soldado FDI, este responde y el asesino es nuestro amigo. Indignante.

saludos

Israel Moraga

Israel Moraga
Star Member
Star Member

Ubicación : Nicaragua
Nacionalidad: :

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Shomer el Jue Mayo 15, 2008 7:33 am

Peleando constantemente en la misma guerra
Jonathan Tobin - JerusalenPost

En el marco de un largo ensayo publicado en la revista "The Atlantic", el escritor Jeffrey Goldberg menciona un encuentro que tuvo con un imam de Gaza llamado Ibrahim Mudeiris, y que acababa de realizar un sermón en el cual describía a los judíos como "hijos de monos y de cerdos".

Mudeiris resumía el impasse actual entre Israel y el Hamas que controla Gaza diciendo: "Lo que hagan los judíos no importa. Nosotros no les dejaremos en paz".

Proseguía describiendo sucintamente la futilidad que ha supuesto que generaciones de israelíes hayan buscado un acuerdo de paz con los palestinos: "Ellos pueden ser amables con nosotros o matarnos, eso no importa. Si se firma un alto el fuego con los judíos se deberá solamente para que podamos preparar la batalla final".

¿Qué pueden hacer los israelíes confrontados a una intransigencia semejante?

Las largas e inquietantes cavilaciones de Goldberg sobre esta cuestión no procuran una respuesta fácil, pero la pregunta que encabeza su artículo, "¿Israel está acabado?", provoca un sentimiento fuertemente opuesto al regocijo, sobre todo en un artículo publicado durante el 60 aniversario del nacimiento de Israel.



El Primer Ministro Ehud Olmert atraviesa el artículo de Goldberg retratado como un personaje a la defensiva, irascible, claramente incómodo a la hora de afrontar las duras críticas que le dirige el novelista David Grossman (el guía y personaje principal del artículo), quién perdió a un hijo durante la desastrosa Segunda Guerra del Líbano del primer ministro. Es tan difícil objetar que él "no es el más profundo pensador de Israel".

Pero hay que conceder cierta simpatía a Olmert cuando expresa su impaciencia con Goldberg, al concentrarse éste obsesivamente sobre "los fallos en la ejecución del programa sionista". Haciendo mención de los numerosos logros de Israel, Olmert solicita al entrevistador algo de perspectiva histórica.

Y para eso, nada mejor para los lectores que dirigirse a la nueva fuente de referencia sobre los comienzos del estado, el libro de Benny Morris "1948: Una historia de la Primera Guerra israelo-árabe". Los que lo lean llegarán a la conclusión inevitable de que no hay nada de novedoso en el dilema de Olmert.

Morris es el más conocido, y seguramente el mejor de los denominados "nuevos historiadores", surgidos en los años 80 para cuestionar la visión romántica del sionismo que hasta entonces había prevalecido en la narración de la historia judía.

La explotación diligente por nuestro autor de los archivos del estado ha dado lugar a un trabajo que ha llegado a escandalizar a muchos israelíes. Pero ninguna historia nacional es univoca.

Ciertos judíos se expresan como si el derecho de Israel a la existencia estuviera en cuestión excepto cuando todos los israelíes hubieran tenido, y se hubieran comportado, y se mantuviera actualmente, de forma irreprochable, aunque esa sea una exigencia y una noción absurda en sí misma, reflejo de la herencia de deslegitimación antisemita sufrida por los judíos.

Asimismo, algunos lectores de "1948" se escandalizarán por el hecho de que Morris reconozca la existencia de algunas atrocidades cometidas por los israelíes en el transcurso de la sangrienta Guerra de la Independencia.

A otros les incomodará su presentación del hecho de que, en ciertos lugares del conflicto, los israelíes estaba en posición de superioridad respecto a los árabes, aunque las centenas de millares de judíos del país fueran largamente sobrepasadas en número por las
decenas de millones de árabes y musulmanes de la región que se les habían opuesto.

Pero la conclusión general de la narración es innegable. La guerra era inevitable, no porque los sionistas eran imperfectos o querían un estado judío mayor que la provincia truncada ofertada en los diferentes planes de partición, sino porque los árabes nunca encararon ni una sola vez hacer la paz con los judíos bajo ninguna condición.

"La guerra de 1948, desde el punto de vista de los árabes, era tanto una guerra de religión, sobre todo, como una guerra nacionalista por un territorio", afirma Morris. "En otros términos, el territorio era sagrado, su violación por los infieles (los judíos) era un elemento suficiente como para lanzar una guerra santa, y su conquista, o su reconquista, una necesidad ordenada por Dios... Las pruebas abundan claramente de que muchos, si no la mayor parte del mundo árabe, consideraban esencialmente a esta guerra como una guerra santa".

En oposición a narraciones populares como "Oh, Jerusalem", de Larry Collins y Dominique Lapierre, tan familiares para los lectores, no se puede escapar de lo general a lo particular y a lo personal mediante anécdotas. Sin esos ángulos de interés humano, todo lo que permanece en ese volumen exhaustivo, escrito con gran claridad, son los frutos de la impresionante erudición de Morris.

Morris rehúso antaño servir en el Tsahal a causa de su oposición a la presencia israelí en los territorios, y siempre ha sido vilipendiado por los sectores más derechistas. Pero en el curso de los últimos años, él ha hablado claramente de la necesidad que tiene Israel de prepararse para hacer cesar la amenaza de un ataque nuclear de Irán.

También ha dejado entender en público que, David Ben Gourion, el primer Primer Ministro de Israel, habría podido equivocarse no haciendo eso mismo que sus oponentes le achacan y de lo que le acusan: buscar de forma activa expulsar a todos los árabes del país.

No hubo nada de eso en 1948, pero lo que si predominó fue una ausencia de ilusiones respecto a los objetivos bélicos de los árabes, independientemente de las intenciones de los judíos.

Si el número de atrocidades de los árabes contra los judíos fueron poco numerosas (aunque terroríficas), subraya Morris que se debió solamente a que perdieron la mayor parte de las batallas y tuvieron por ello menos oportunidades de cometerlas.

De la tragedia de los refugiados palestinos, aunque no haya ninguna ilusión sobre el deseo de muchos israelíes de tener menos árabes sobre el territorio bajo su control, Morris va derecho al grado de su responsabilidad en su propio sufrimiento.

"El problema de los refugiados fue creado por la guerra misma, esa guerra que desencadenaron y lanzaron los propios árabes", afirma contundente.

Y con su reputación de crítico de Israel, Morris señala también ciertas cosas en su conclusión que incluso el gobierno israelí es reticente a decir y emplear: que hubo dos grupos de refugiados provocados por la guerra, puesto que el número de judíos que fueron obligados a huir de los países árabes es casi el mismo que el de árabes que huyeron de Israel.

60 años después de haber ganado una guerra brutal en la cual existió mucha malignidad por ambos lados, el problema de Israel permanece el mismo. A pesar de la voluntad de Israel de hacer la paz y de compartir la tierra, los árabes rechazan proceder de igual manera, ya sean los judíos agradables o no, como asegura el imam Mudeiris.

"1948 ha obsesionado, y obsesiona aún, al mundo árabe hasta unos niveles muy profundos en su identidad, ego y orgullo. La guerra fue una humillación de la cual ese mundo aún debe curarse", certifica Morris.

A pesar de un proceso de paz y de ciertos tratados, comprende que "el mundo árabe - el hombre de la calle, el intelectual instalado, el soldado en su posición - rehúsa aún reconocer o aceptar lo ocurrido. Representó para ellos una injusticia cósmica".

"La impulsión jihadista" es más que nunca el motor dominante de la vida islámica, y nada de lo que los israelíes puedan hacer o decir cambiará eso. Todo lo que ellos pueden hacer es lo que hicieron en 1948, vencer y sobrevivir, y esperar que se produzca un cambio en el corazón de sus enemigos.

Pero como observa Morris en su párrafos finales, el desafío de Irán y de sus aliados terroristas nos deja comprender que, "si 1948 fue un hecho pasajero o está aún gravado de forma permanente en la región, eso está por ver".

_________________

Israel en Facebook - https://www.facebook.com/Espiritudeisrael

“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”

Shomer
Moderador
Moderador

Ubicación : Israel
Nacionalidad: :

http://miblog-shomer.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Shomer el Dom Mayo 18, 2008 7:16 am

Cuidado con lo que deseas

La población de Gaza no sólo está explotando literalmente en los controles israelíes, sino que también lo está haciendo en el sentido menos incendiario pero demográficamente decisivo.

Mark Steyn


En casi todas partes que visité la semana pasada –televisión, radio, conferencias– me preguntaron por el 60 aniversario del Estado israelí. No recuerdo que me preguntaran tanto por Israel con motivo de su 50 aniversario, que como norma general suele ser mucho más sonado que este. Pero en estos tiempos, amigos y enemigos por igual huelen a debilidad en el corazón de la Entidad Sionista. Asumiendo que las apocalípticas excentricidades del presidente Ahmadineyad no lleguen a suceder, Israel seguramente llegue a su 70 cumpleaños. Pero hay un montón de tipos a los que no acaba de convencerles las perspectivas de su 80 cumpleaños en adelante. Vea la noticia de portada del Athlantic Monthly: "¿Está acabado Israel?" También la noticia de portada de la principal revista de información de Canadá, Maclean's, que prescinde del signo de interrogación: "Por qué Israel no puede sobrevivir".

¿Por qué? Se mire por donde se mire, el estado judío es una gran historia de éxito. El Oriente Medio moderno es la progenie ilegítima de los cartógrafos coloniales franceses y británicos de 1922. Todas las naciones estado de ese vecindario se remontan apenas 60 ó 70 años atrás: Irak se creó en los años 30; Siria, Jordania, el Líbano e Israel en los 40. La única diferencia es que Israel ha logrado tener éxito.

¿Preferiría que hubiera más países como Israel, o más países como Siria? No me parece una pregunta difícil de contestar. Israel es la única democracia liberal de Oriente Medio (Irak podría demostrar aún ser la segunda) y sus ciudadanos árabes disfrutan de más derechos de los que disfrutarían viviendo bajo cualquiera de los monarcas cleptócratas y dictadores psicópatas que por lo demás pueblan la región. En una pequeña franja de tierra más estrecha en su punto más estrecho que muchos municipios norteamericanos, Israel ha levantado una economía moderna con un PIB per cápita a un pelo de llegar a los 30.000 dólares, a una distancia llamativamente pequeña del promedio de la Unión Europea.

Por si a alguien se le ocurre argumentar que eso se debe a que está bendecido de manera única por el Tío Sam, bueno, durante los últimos 30 años, el segundo mayor receptor de la ayuda norteamericana ha sido Egipto: su PIB per cápita es de 5.000 dólares, y Estados Unidos no tiene nada que justifique su inversión aparte del piloto en prácticas Mohammed Atta yendo directo hacia usted a través de las ventanas de la oficina.

El éxito judío contra todos los obstáculos no es nada nuevo. “Aaron Lazarus el judío", escribía en su precuela completamente desconocida de El Prisionero de Zenda Anthony Hope, "lo había convertido en un gran negocio, y había dedicado sus ahorros a adquirir la mejor parte de la calle; pero" –y para los judíos siempre hay un pero– "puesto que entonces los judíos no podían tener propiedades..."

Ah, bueno. Al igual que los comerciantes judíos de la vieja Europa, que eran tolerados como arrendatarios pero nunca podían ser dueños completos de la propiedad, los israelíes son vistos como titulares de una soberanía exclusivamente condicional. Jimmy Carter, nada más volver de su viaje pagado por Hamás, es simplemente el más reciente occidental sofisticado en afirmar triunfalmente que ha asegurado el habitual compromiso (off the record, con prohibición expresa de no ser traducido bajo ningún concepto al árabe e instantáneamente negado) de los enemigos de los judíos de reconocer "el derecho a existir" de Israel. Estupendo. ¿Entraría usted en negociaciones con semejante punto de partida?

Desde que Israel cumpliera el medio siglo, se le niega su "derecho a existir" de manera rutinaria no sólo en Gaza y Ramala y los palacios presidenciales de la región, sino en todos y cada uno de los campus universitarios canadienses y europeos. Durante la incursión libanesa de 2006, Matthew Parris escribió en el Times de Londres:

Los últimos 40 años han sido una catástrofe, gradual y creciente, para la comunidad judía mundial. Rara vez en la historia el nombre y la reputación de un colectivo humano han perdido una cantidad de apoyo y simpatía tan grande y con tanta rapidez. Mi opinión –ostentada no apasionadamente, pero con pocas dudas– es que no hay motivo para apoyar que el estado de Israel debía haberse establecido donde y cuando fue establecido.

Palabras que dejan entrever cómo se decantaría caso de interesarle. Richard Cohen en el Washington Post fue más directo:

Israel es un error en sí mismo. Es un error honesto, un error bienintencionado, un error del que nadie es culpable, pero la idea de crear una nación de judío europeos en una zona de árabes y musulmanes (y algunos cristianos) ha dado lugar a un siglo enfrentamiento bélico y terrorismo de la clase que estamos viendo ahora. Israel se enfrenta a Hezbolá en el norte y a Hamas en el sur, pero su enemigo más formidable es la propia historia.

Cohen y Parris, dos voces célebremente moderadas en la prensa de importancia de las dos capitales menos antiisraelíes de Occidente, han interiorizado no obstante la misma lógica que Ahmadineyad: Israel no debe estar donde está. El que sea "una mancha de vergüenza" o simplemente "un error" no es más que un mero detalle.

Aaron Lazarus y todos los demás "judíos europeos" de su tiempo se habrían muerto de la risa ante la designación de Cohen. Los judíos vivieron en Europa durante siglos, pero sin ser aceptados nunca como "europeos"; para disfrutar de su tardía aceptación como tales tuvieron que mudarse a Oriente Medio. Insultados en el continente como siniestros cosmopolitas nómadas sin ninguna lealtad nacional particular, construyeron una nación estado convencional y ahora son insultados también por eso. El "odio más antiguo" no se ganó ese apelativo por carecer de capacidad de adaptación.

Los intelectuales occidentales que promueven la Semana del Apartheid Israelí todos los años por esta época están allanando el terreno a la próxima etapa de la deslegitimación sionista. La charlatanería sobre una "solución de dos estados" desaparecerá. En el territorio entre Jordania y el Mediterráneo, los judíos constituyen una mayoría por los pelos. Gaza tiene una de las tasas de natalidad más elevadas del planeta. La edad promedio es de 15,8 años. Su población no sólo está explotando literalmente en los controles israelíes, sino que también lo está haciendo en el sentido menos incendiario pero demográficamente decisivo.

Los árabes pronto exigirán un único estado democrático –formado por judíos y musulmanes– de Jordania hasta el mar, y hasta aquellos que entienden que esto significa la muerte de Israel se encontrarán tan confundidos por las beaterías multiculturales publicitadas en sus propios países que serán incapaces de argumentar contra ello. Los europeos contemporáneos no son conocidos precisamente por su entereza moral: las informaciones que uno escucha sobre escuelas que discretamente prescinden del Holocausto en sus aulas porque ofende a sus filas crecientes de estudiantes musulmanes sugieren que hasta la pretensión de "neutralidad" en el "proceso de paz" palestino israelí será agua pasada dentro de una década.

La ironía, por supuesto, es que a pesar de su desafío demográfico, Israel disfruta aún de una tasa de natalidad que es el doble del promedio europeo. Todos los motivos para la desaparición de Israel se aplican a Europa con igual entusiasmo. Y, al contrario que gran parte del resto de Occidente, Israel tiene la ventaja de vivir en primera línea del desafío existencial. "Tengo una premonición que no me abandona", escribió Eric Hoffer, el gran filósofo de los astilleros de Estados Unidos, tras la guerra del 67. "Lo que le suceda a Israel nos pasará a todos nosotros”.

Ya lo creo. De manera que feliz 60 cumpleaños. Y que cumplas muchos más.

_________________

Israel en Facebook - https://www.facebook.com/Espiritudeisrael

“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”

Shomer
Moderador
Moderador

Ubicación : Israel
Nacionalidad: :

http://miblog-shomer.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

La valla de separacion y su lugar de emplazamiento.

Mensaje por Nilodav el Dom Mayo 18, 2008 6:21 pm

Esta valla protege vidas
Por Benjamín Netanyahu

Si bien los terroristas que están dispuestos a matar a civiles israelíes pueden haber celebrado el dictamen de la Corte Internacional de Justicia de que la barrera de Israel en Cisjordania es ilegal, eso no cambia el hecho de que ninguno de los argumentos contra la valla de seguridad tiene valor alguno.

En primer lugar, Israel no construye la valla en territorio que bajo la ley internacional pueda llamarse "tierra palestina". La valla se levanta en territorios en disputa que Israel ganó en una guerra defensiva en 1967 a una ocupación jordana que la comunidad internacional nunca reconoció.

Tanto Israel como los palestinos se adjudican la propiedad de esa tierra. Según la Resolución 242 del Consejo de Seguridad, esta disputa debe resolverse mediante una paz negociada que proporcione a Israel fronteras seguras y reconocidas.

En segundo término, la valla no es una frontera política permanente, sino una barrera de seguridad temporaria. Siempre puede retirarse una valla. Hace poco Israel eliminó 19 kilómetros de valla a los efectos de facilitar la vida cotidiana palestina. El mes pasado, por otra parte, la Corte Suprema de Israel dispuso que el gobierno desviara otros 32 kilómetros de la valla con el mismo propósito. De hecho, la línea indefendible sobre la cual muchos sostienen que debería pasar la valla —la que existía entre Israel y las tierras árabes antes de la guerra de 1967— es la única que no tendría ninguna relación con la seguridad y tendría, en cambio, mucha relación con la política.

Una línea basada verdaderamente en la seguridad comprendería dentro de la valla tantos judíos y tan pocos palestinos como fuera posible. Eso es precisamente lo que hace la valla de seguridad de Israel.

Al adentrarse en menos del 12% de Cisjordania, la valla comprendería un 80% de judíos y sólo un 1% de palestinos que viven en los territorios en disputa. La valla detendrá así los intentos de los terroristas de ciudades palestinas de alcanzar grandes centros de población israelíes.

En tercer lugar, las vallas demostraron ser muy eficaces contra el terrorismo. De los centenares de atentados suicidas con explosivos que tuvieron lugar en Israel, sólo uno se originó en la zona de Gaza, donde tienen su base Hamas y la Jihad Islámica. ¿Por qué? Porque Gaza está rodeada por una valla de seguridad.

Si bien no está terminada, la valla de seguridad de Cisjordania ya redujo de forma drástica el número de atentados suicidas.

El obstáculo para la paz no es la valla sino los dirigentes palestinos que, a diferencia de figuras anteriores como el egipcio Anuar Sadat y el rey Hussein de Jordania, todavía tienen que abandonar el terrorismo y el objetivo ilegítimo de destruir Israel. Si Israel llega a un acuerdo que exija cambios en la valla con futuras autoridades palestinas que apuesten a la paz, esos cambios se harán. Y si esa paz resulta ser genuina y perdurable, no habrá ninguna razón para la existencia de una valla.

En lugar de procesar a los terroristas palestinos y a quienes los dirigen, la corte internacional que auspician las Naciones Unidas condenó al Estado judío con el argumento de que Israel atenta contra la calidad de vida de los palestinos. Sin embargo, salvar vidas es más importante que preservar la calidad de vida. La calidad de vida siempre puede mejorarse. La muerte es irreversible.

Los palestinos se quejan de que sus hijos llegan tarde a la escuela debido a la valla. Pero demasiados de nuestros hijos nunca llegan a la escuela porque los matan los terroristas que ingresan a Israel por los lugares donde aún no hay valla.

En los últimos cuatro años, los terroristas palestinos atacaron pizzerías, discotecas, bares y ómnibus israelíes y dieron muerte a mil de nuestros ciudadanos. A pesar de ese encarnizamiento sin precedentes, el informe de la corte sólo menciona el terrorismo dos veces, y sólo en citas de la posición de Israel respecto de la valla. Dado que la decisión de la corte 2se burla del derecho a defenderse de Israel, el gobierno israelí la ignorará. Israel nunca sacrificará la vida de los judíos en el deteriorado altar de la "justicia internacional".

:israel:

Fte Clarín ..

Nilodav
New Member
New Member

Ubicación : Israel

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Shomer el Vie Mayo 23, 2008 6:34 pm

Una paz cínica (No es el momento para una paz verdadera)
Moshé Elad - Ynet

Los festejos del 60 aniversario de Israel y la conmemoración de los 60 años de la Nakba palestina son un hito en el cual conviene examinar la situación del proceso de paz entre las partes.

¿Por qué, por ejemplo, por lo menos desde "Oslo" fracasan una y otra vez todos los intentos de conciliación entre los dos pueblos? ¿Es posible que aquel acuerdo fuera un trauma que demostrara a las partes hasta qué punto no están preparadas para la paz? ¿Es suficiente con el hecho de que Estados Unidos quiera la paz entre ambas para perseguirla?

Desde la creación del estado, la izquierda israelí ha impulsado a sus líderes a conseguir acuerdos de paz con los árabes, casi a cualquier precio; impulsó a una "Paz Ahora", una paz en la que los nobles israelíes cederían ante los débiles árabes desde una posición de fuerza, una especie de "paz de los generosos". Según la izquierda, una vez firmada la paz con nuestros vecinos, su contenido será menos importante, ya que de cualquier manera el acuerdo se "enderezaría" a medida que avanzara. La izquierda veía sólo las posibilidades.

Solía recordar tiempos pasados en Eretz Israel, en los que el judío vivía junto al árabe sin perturbaciones. También citaba otros momentos y otras regiones históricos del mundo, en las que decenas de años de horror culminaban con una paz verdadera. Se podría hacer la paz con los árabes, insistían en la izquierda, si sólo se hallara un líder audaz.

Del otro lado, la derecha dudó de casi cualquier plan de paz que surgiera. Estaba inmersa exclusivamente en el análisis de las verdaderas intenciones del enemigo; la derecha sólo veía los peligros que emanarían de los acuerdos al firmarse, y no estaba dispuesta a ceder en nada. Durante largos años la derecha ha rechazado todo acuerdo de paz, dado que "no se puede entregar partes de la patria".

Desde "Oslo" la derecha ha rechazado a los árabes como pueblo. La frustración por el no cumplimiento de los acuerdos y por el estallido de la Intifada Aqsa, que se motivó la crítica y la sensación de frustración de parte de la izquierda israelí, llevaron a la derecha a cerrarse a todo proceso posible, y a emitir consignas extremistas del tipo: "Si no hay árabes, no hay atentados".



Desde el fracaso de "Oslo", no se escucha casi a la izquierda, ni tampoco a la derecha. Es posible que tanto unos como otros hayan culminado su papel. El espacio que dejaron fue ocupado por los creyentes en un nuevo tipo de paz: la paz cínica.

Esta paz carece de un apoyo verdadero, ni en el lado israelí, ni en el palestino. Como mucho la elogiarán en los pasillos de la Casa Blanca o en la sede del Cuarteto. La paz cínica se caracteriza por un fuerte odio entre las partes; por una hostilidad que crece cada día; por continuados actos terroristas y sus represalias, por una creciente desconfianza mutua; por una "facturación dual": una militante, frente a la opinión pública propia, y la otra "moderada", frente a la opinión pública mundial.

La paz cínica alcanzó nuestra la conciencia con el "Discurso de la Jihad" de Arafat en Johanesburgo, cuando poco tiempo después de la firma del acuerdo con Israel, la parte palestina llamó a la destrucción de la parte israelí. En el proceso de paz cínica se encuentran altos representantes de los palestinos con sus pares israelíes y concuerdan que el problema de los refugiados palestinos es solucionable, y luego vuelven a sus ciudades y aldeas y llaman a "Jek El Uda" (derecho al retorno también a territorio israelí).

Esa paz cree en el blindaje de las casas, de las escuelas y de los barrios como modo de vida. Incluso ve el refugio blindado como un medio generador de confianza. La paz cínica puede incluso sacrificar a una ciudad entera para que sirva de blanco en un campo de tiro.

Esa paz se centra en el firme deseo de contentar a todo precio al Tío Sam; es una paz de "foto-oportunidad", de palabras huecas, como: "Dos estados para dos pueblos, y que viven el uno junto al otro" (Bush), o: "La Paz de los valientes" (Arafat), o: "Continuaremos con la paz como si no hubiera atentados" (líderes israelíes).

Se trata de un proceso febril y apurado, especialmente por los norteamericanos; un proceso cuyos impulsores están seguros de que las partes están maduras para la paz, pero no es así; es una paz que se empecina en ver a Abu Mazen y a Abu Alá como a unos dignos líderes palestinos, capaces de firmar un acuerdo de paz y también de cumplirlo, aunque sea en contra la opinión de la mayoría de los palestinos.

Esta paz cínica es igual que la "hudna" (alto el fuego) que propone el Hamás, es decir, no más que un paso táctico para preparar mejor las fuerzas del enemigo para un enfrentamiento futuro con Israel.

La pregunta a todas estas afirmaciones es siempre: ¿cuál es la alternativa? La izquierda solía decir: hay que alcanzar la paz, porque ¿hasta cuando se derramará la sangre? Y entonces resultó que una paz de cierto tipo no evitaba necesariamente el derramamiento de sangre. La derecha solía decir: no hay que creer en los árabes porque en el momento que lo hagamos se derramará sangre. Pero hoy se derrama sangre sin que hayamos dado nuestra confianza a la parte palestina.

(Este artículo proviene de la magnifica selección de Povesham, con algunas pequeñas correcciones. Varias de sus secciones son muy recomendables).

_________________

Israel en Facebook - https://www.facebook.com/Espiritudeisrael

“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”

Shomer
Moderador
Moderador

Ubicación : Israel
Nacionalidad: :

http://miblog-shomer.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Bastide el Vie Mayo 23, 2008 9:07 pm

¿Realmente el problema son las fronteras?
Ed. JPost

Frontera: Parte que forma el límite externo de algo... La línea o área fronteriza que separa las divisiones políticas.

A la administración Bush le gustaría que Israel y los palestinos convinieran una frontera de modo que todo lo demás - Jerusalén, los establecimientos, la “ocupación", los refugiados - lo que sea que pueda añadirse además. Esto presupone que los palestinos ven su conflicto con Israel como principalmente una disputa fronteriza. Eso parecía.

Un mapa del Mandato Británico de 1921 mostraba las fronteras de Palestina ya divididas entre una patria judía al oeste del Jordan (el actual Israel, Cisjordania y Gaza), y otra área al este cerrada al establecimiento judío (la actual Jordania).

La respuesta árabe a dicho mapa fue: "no se trata de las fronteras".

En 1937 la Comisión Peel ofreció otro juego de fronteras. La Transjordania permanecería, por supuesto, en manos árabes, y prácticamente todo lo que estaba al oeste del Jordan también sería árabe. Darían a los judíos la tierra de Tel-Aviv que se extiende hacia el norte, a lo largo de la llanura costera, y partes de Galilea.

Los árabes volvieron a contestar: "no se trata de las fronteras".

Un tercer mapa fue propuesto por las Naciones Unidas en 1947, era la Resolución 181 de la Asamblea General, el Plan de Partición, que dividió la Palestina al oeste del Jordan (al este permanecía lo que ahora es Jordania): debía dar a los judíos un indefendible territorio en forma de damero (el tablero de las damas), siendo la parte más grande el entonces totalmente árido Negev. Jerusalén, el epicentro de la vida judía, añorado desde el año 70 de la era actual, sería internacionalizado; un pasillo diminuto uniría las partes truncadas de Israel. Para llegar hasta Galilea los judíos tendrían que cruzar la Palestina árabe.

Los judíos aceptaron el trato. Los árabes dijeron: "no se trata de las fronteras".

El 15 de mayo de 1948 - hace hoy 60 años - los ejércitos egipcios, jordanos, sauditas, sirios y libaneses, junto con los irregulares palestinos, buscaron estrangular el nacimiento de Israel. Su fracaso a la hora de conseguirlo creó las líneas del armisticio de 1949. La Cisjordania, Gaza, los Altos del Golán y Jerusalén este quedaban todos en manos árabes. No había entonces ninguna "ocupación".

Los judíos les dijeron: ¿ahora podemos vivir en la paz? Los árabes contestaron: "no se trata de las fronteras".

Hoy, hace 41 años, las tropas egipcias maniobraron en el Sinaí tras declarar Gamal Abdel Nasser una "guerra total". Los sirios, por su parte, prometieron "la aniquilación". Incluso el rey Hussein calculó que el tiempo era maduro para golpear. Pero en vez de destruir a Israel, los árabes perdieron más territorio. El centro de la civilización judía, Judea y Samaria, estaba ahora en manos de Israel, como el Monte del Templo de Jerusalén.

Incluso entonces los judíos ofrecieron: “Cambiemos tierra por paz”.

En agosto de 1967, los líderes árabes reunidos en Khartoum dieron su respuesta: “Ninguna paz. Ninguna negociación. Ningún reconocimiento”.

Diez años más tarde, con la elección de Menachem Begin, el valeroso Sadat Anwar vino a la Knesset con un mensaje: “Realmente les damos la bienvenida para que puedan vivir entre nosotros en paz y seguridad." Egipto e Israel entonces convinieron una frontera y firmaron un tratado de paz.

Los árabes condenaron al ostracismo a El Cairo y Sadat fue asesinado. La paz nunca realmente floreció, pero si los asimientos fronterizos.

Y llegamos a 1993, Yitzhak Rabin asume un riesgo estratégico sorprendente otorgando partes de la Cisjordania a una Autoridad Palestina recién creada. Hebron, Belén, Ramallah, Nablus, Jenin, Jericó, Tulkarm y Kalkilya todas volvieron bajo la plena jurisdicción palestina. Otros territorios fueron colocados bajo el control civil de la Autoridad Palestina, y esta tomó el control de los centros demográficos árabes en Gaza.

La visión de las matrículas verdes de la Autoridad Palestina se convirtió en un hecho trivial en todas partes de Israel. Los puntos de control fueron minimizados. La comunidad internacional vertió el dinero en las arcas palestinas con destino a esas áreas.

Por fin los palestinos tenían los parámetros de un estado a la vista - un horizonte político. Las partes todavía tenían cuestiones complicadas que abordar, pero la realidad en el terreno había mejorado dramáticamente.

En el 2000, Ehud Barak ofreció en Camp David su visión de un estado palestino viable. La “contrapropuesta” de Yasser Arafat fue la intifada Aksa, una orgía de atentados suicidas a escala nacional y local que, con los disparos en la Cisjordania, se llevaría más de 1.000 vidas de civiles israelíes.

Claramente para Arafat la cuestión no eran las fronteras.

Para que los israelíes lleguen ahora a tomar en serio la idea "de un acuerdo sobre las fronteras”, los palestinos tendrían que declarar de una vez para siempre que su disputa con nosotros, realmente, es sobre las fronteras. Y que ellos aceptan el derecho de Israel a existir como un estado judío.

Si ellos lo hacen, el resto será mucho más fácil.

Bastide
Vip Member
Vip Member

Ubicación : Navarra/Nafarroa
Nacionalidad: :

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Pablo el Dom Mayo 25, 2008 9:03 am

Entrevista al embajador de Israel Schuzt en España, la noticia aparece en el periódico de más tirada en Galicia "La Voz de Galicia", aqui dejo el argumento y el enlace:

La noticia llegó por sorpresa y solo una semana después del 60 aniversario de la fundación del Estado judío. Israel y Siria han comenzado a negociar la paz bajo la mediación de Turquía. El embajador israelí en España, Raphael Schutz, exige a los sirios que dejen de apoyar a Hezbolá y a Hamás. Solo así, Israel se plantearía devolver los Altos del Golán.

-¿Cómo valora las conversaciones entre Israel y Siria?

-Son positivas, pero queda un largo camino por recorrer. Siria ha aceptado negociar, pero será complicado, aunque siempre es mejor que haya diálogo que no lo haya. Siria no ha reconocido a Israel de manera formal, pero se puede argumentar que al negociar lo está haciendo.

-¿Cuáles son los objetivos de Israel en la negociación?


-Básicamente, desde la perspectiva israelí lo que necesitamos de Siria son dos elementos fundamentales. Uno, es normalizar las relaciones bilaterales, como las tenemos por ejemplo con Jordania. Luego, lo que es obvio para mí, es que Siria no puede seguir apoyando a elementos radicales en el Medio Oriente, sea Irán o Hezbolá en el Líbano, o seguir siendo centro de actividad de organizaciones terroristas palestinas como Hamás. Es fundamental que todo termine.

-¿Será un obstáculo el supuesto plan nuclear sirio denunciado por la CIA?


-No puedo comentar este asunto. Siria no es un país religioso como Irán, pero en los últimos años ha optado por unirse a las fuerzas más radicales. Si quiere pertenecer al campo moderado, debe cambiar totalmente de actitud.

-Irán ha dicho que quiere borrar a Israel del mapa. ¿Cómo valora esa amenaza y la respuesta occidental?

-Es muy grave, más aún cuando a ese fanatismo religioso se adjunta la ambición nuclear que tiene Irán. El mundo debe responder de forma mucho más fuerte y rigurosa frente a la amenaza. No hablo de medidas militares, sino más bien diplomáticas y económicas. Creo que Europa tiene una responsabilidad agregada porque el último intento de borrar al pueblo judío del mapa se registró aquí, en Alemania hace 70 años.

-Usted ha comparado la actitud de Europa respecto a Irán con su política de apaciguamiento ante Hitler.

-Muchas veces, para practicar una política de valores morales se necesita coraje, decir hasta aquí y basta ya. La raíz de la actitud demasiado blanda de Europa con Irán requiere un análisis profundo, pero hace 70 años pasó lo mismo. Trataron de apaciguar a Hitler en vez de machacarlo cuando era más débil, lo dejaron crecer y terminó en la Guerra Mundial. No hay que repetir el mismo error dos veces.

-¿Ha sido un éxito Israel?

-Israel es una sociedad moderna, en la vanguardia tecnológica, que tiene una economía y un nivel de vida europeos, con una cultura muy rica y un tejido social fascinante. Esto lo ha logrado contra viento y marea, dedicando una energía muy grande a los conflictos con los vecinos. Pero Israel no es todavía un país normal. Ha sido un éxito, pero con problemas y desafíos.

-¿Cómo valora las amenazas de Bin Laden a Israel?


-El conflicto israelo-palestino es una excusa para sus crímenes. Nunca antes del 11-S lo mencionó. Si Israel desapareciera del mapa, Bin Laden seguiría a lo suyo. No le importa el asunto palestino, su interés verdadero es conseguir la hegemonía musulmana en el mundo.

Enlace: http://www.lavozdegalicia.es/mundo/2008/05/25/0003_6848257.htm


-¿Qué opinión le merece la Alianza de Civilizaciones que promueve Zapatero?

-Es una idea positiva, no es nada malo dialogar y buscar mecanismos de entendimiento. Sin embargo, el diálogo y el entendimiento hay que buscarlos con los elementos moderados que está dispuestos a hacerlo en el campo musulmán. No con los que están dispuestos a borrar a Israel del mapa, a estos hay que tratarlos de otra forma.

-¿Tiene una opinión sesgada la opinión pública española respecto a Israel?


-Así lo he dicho y lo repito. El nivel de conocimiento del español medio sobre Israel es relativamente bajo y se basa en la información sesgada que reciben de los medios.

-¿Está de acuerdo en que, simplificando, la mayoría de los españoles consideran que los israelíes son los malos y los palestinos los buenos?

-Definitivamente, sí, y todos los sondeos lo indican. Los resultados sobre Israel en España son los peores de toda Europa.

-Sucesos como la muerte de mujeres y niños contribuyen a esa imagen negativa.

-A veces cometemos errores y en las guerras puede morir gente inocente. Pero hay que hacer una distinción moral muy importante: Israel nunca busca matar civiles, dirige sus ataques contra los alzados en armas. Hamás o la Yihad Islámica lanzan cohetes deliberadamente contra la población israelí. Ellos se escudan en la población civil palestina y luego usan las fotos, que son terribles, como arma propagandística.

-Las negociaciones con los palestinos no avanzan.

-La solución pasa por la existencia de dos Estados, Palestina para los palestinos e Israel para los judíos. Soy moderadamente optimista, porque desde la cumbre de Annápolis se ha abierto un proceso discreto de negociación. Creo que puede suceder algo positivo este año o a principios del próximo.

-¿Descarta, por tanto, que la solución sea un Estado binacional, como dicen algunos?

-No sé de dónde ha surgido esa idea, pero la veo totalmente imposible. El Estado binacional no funciona en ninguna parte del mundo, apenas lo hace en Bélgica, donde todos son cristianos y llevan siglos viviendo juntos. Quien aboga por un Estado binacional es o porque o desconoce la realidad o no quiere reconocer el derecho de los judíos a tener su propio país.

Enlace: http://www.lavozdegalicia.es/mundo/2008/05/25/0003_6848258.htm

Que decepción sobre la opinión pública de mi pais hacia Israel, esperemos que vaya cambiando día a día, y que esas personas que al día de hoy sólo ven como Israel derrumba viviendas o por desgracia fallece algún civil en alguna acción antiterrorista, lo hace en defensa propia y siempre dirigido en busca de su propia seguridad, a todos esas personas yo les diría ¿que hariamos nosotros si estuvieramos en la misma situación?.

También le diría al Sr. Embajador que aqui somos muchos los que pensamos y vemos las cosas de otra manera y que sentimos gran respecto por el Estado de Israel y sus ciudadanos.

Saludos.-

Pablo
Vip Member
Vip Member

Ubicación : España
Nacionalidad: :

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Shomer el Vie Mayo 30, 2008 7:24 pm

Interesante documento..
http://www.jewishvirtuallibrary.org/jsource/spanish/spanishmyth2006.pdf


_________________

Israel en Facebook - https://www.facebook.com/Espiritudeisrael

“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”

Shomer
Moderador
Moderador

Ubicación : Israel
Nacionalidad: :

http://miblog-shomer.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Shomer el Dom Jun 01, 2008 5:32 am

Líbano: el país idiota contra Israel
George Chaya

23 de Mayo de 2008


Durante cuatro décadas, la mayoría de los gobiernos árabes han utilizado y obligado al Líbano a ser el único frente oficial de la guerra árabe contra Israel. Durante los últimos 40 años, el papel de los ciudadanos libaneses se redujo a ser los habitantes de un país de idiotas, utilizado por los gobiernos regionales y sin decisión ni voz, gobernado por mercaderes de la hipocresía y el engaño. Su país fue destruido e incendiado para que Yasser Arafat pueda "liberar" Palestina.



Mucho ha sido lo que el pueblo libanés ha soportado debido a errores propios e inducidos. Mientras tanto, el primer ministro Fouad Siniora continúa alardeando de que el Líbano será el último país árabe en firmar la paz con Israel, exactamente igual que sus antecesores sunitas Salim Hoss y Rafik Hariri (hoy mártir, antes socio de la ocupación). En ello colaboran actualmente sectores chiítas financiados por el dinero de Irán en su orgullosa "resistencia", al tiempo que arrastran al país todo a la destrucción, la pobreza y la marginación. Este, y no otro, ha sido el verdadero escenario libanés desde el Acuerdo de El Cairo en 1969, cuando la Liga Árabe autorizó a las facciones armadas palestinas a operar desde Líbano contra Israel.

Lo curioso es que los países árabes de Egipto y Jordania oficialmente han firmado la paz con el ¿enemigo? Israelí. Los palestinos de la OLP, encabezados por Abú Mazén, han hecho la paz con Israel y regresaron a Palestina - según sostiene Mazén - para vencer a los terroristas de Hamas y comenzar la construcción de un estado. En los últimos días se vio a la Ministro de Exteriores israelí Tzipi Livni realizar una visita a Qatar y hablar de acuerdos de comercio en lo que parece ser un grano de arroz en el arrozal.

En este circulo viciado por la dualidad, la incongruencia y la hipocresía encabezado por el Primer Ministro Fouad Siniora del lado oficialista y por Hassán Nasralah y Michel Aoun en los sectores de la oposición, el Líbano sigue asumiendo y desempeñando cansinamente "el papel de país idiota y maniqueo". Ambos sectores -oficialismo y oposición- mantienen la falacia de "resistir", "defender el honor árabe" y "liberar" Palestina para los palestinos, mientras que el coste lo pagan los ciudadanos libaneses con sus vidas y la destrucción de su propio país.

Es claro que la posición de Fouad Siniora es hipócrita. Pero no porque se la califique de pro-occidental o pro-estadounidense. Siniora se ha posicionado como político antisirio y principal aliado de los Estados Unidos y supuestamente está en contra de la retórica de Hezbolá sobre "la permanente resistencia". Sin embargo, ha declarado reiteradamente que Israel es el enemigo y que el Líbano será el último país árabe en hacer la paz con Israel.

¿Por qué Siniora no habla claro y explica por qué el Líbano "va ser el último país árabe en firmar la paz con Israel"? ¿Será porque no puede tomar sus propias decisiones hasta que los "hermanos árabes" de Siniora firmen la paz con Israel? ¿No es suficiente para Siniora que los sunitas de Egipto y Jordania hayan firmado la paz con Israel? ¿A quiénes espera Siniora para firmar un tratado de paz con Israel? ¿A Siria? ¿Arabia Saudí? ¿Por qué no lo dice al pueblo libanés y evita su destrucción, como viene ocurriendo en las ultimas 4 décadas?

La hipocresía de los dirigentes libaneses - sunitas y chiítas por igual - y el silencio cómplice de los cristianos en relación con el conflicto palestino-israelí ya ha causando irreparables daños al país.

Después de haber incendiado "tierra, ríos y montañas" durante 40 años de guerra en la pretensión absurda de "resistencia" y "liberación", continúan con la destrucción de la economía y la tecnología del Líbano para mantener el país encadenado a falsas y obsoletas consignas de "liberación y resistencia". Después de haber crucificado a sus compatriotas cristianos libaneses durante décadas con acusaciones de "tratar con el enemigo", el gobierno y la oposición parecen decididos a hacer todo lo posible para mantener al Líbano como "el país idiota, impotente y retrasado" entre los países árabes.

Un argumento que uno oye de vez en cuando de los seguidores de Siniora y el grupo 14 de Marzo del diputado Saad Hariri (aunque nunca que visiten Washington ellos lo mencionan) es la teoría de la conspiración según la cual Israel está detrás de la destrucción del Líbano, porque Israel teme el despegue económico y tecnológico de una sana competencia que el Líbano podría plantearle.

Hay también en la oposición prosiria-iraní ideólogos de otra estrategia, haciendo hincapié en las guerras de "baja intensidad", ya que si los resistentes libaneses se dedicaran plenamente a una guerra abierta, Israel ganaría militarmente. Sostienen asimismo que si firman la paz, entonces Israel gana económica y tecnológicamente. El precio, sin embargo, de sus "guerras asimétricas" con Israel es que el Líbano nunca se recupera.

Para concluir diría que en última instancia, los líderes del Líbano deben tomar sus propias decisiones en base a los intereses del país antes de cualquier otra causa. Pero entre otros interrogantes cabe preguntarse ¿Por qué firmar la paz con Israel es bueno para Egipto y Jordania y es malo para el Líbano?

Si Israel es "la acomplejada tentación" de resolver los asuntos pendientes entre los países árabes desde 1948, es inquietante que la Casa Blanca, el Palacio del Elíseo, Downing Street o el Kremlin no insten al Primer Ministro Siniora a no esperar a que Siria resuelva con Israel su controversia por el Golán, que es exactamente lo que Siniora esta haciendo.

Las políticas que deben ser adoptadas en el Líbano deben abstraerse del conflicto árabe-israelí. Siniora debe hacer la paz con Israel y con Siria y darse a la tarea de salvar el país antes de que sea demasiado tarde. Si líderes de la oposición desean llevar al país a la guerra, que se atengan a las consecuencias de sus acciones ante la comunidad internacional.

*George Chaya es analista político internacional especialista en Oriente Medio, es conferencista titular por la International Consulting in Politics Affaires on Middle Eastern and Hispanic América e integra el consejo académico de varios medios internacionales. Es consultor y asesora gobiernos de América Latina en materia de Oriente Medio

Fuente: GEES

_________________

Israel en Facebook - https://www.facebook.com/Espiritudeisrael

“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”

Shomer
Moderador
Moderador

Ubicación : Israel
Nacionalidad: :

http://miblog-shomer.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Shomer el Mar Jun 24, 2008 8:52 am

Próximo Objetivo-Excusa: Las Granjas de Sheeba
Gabriel Ben-Tasgal
Para Guysen International News


Se trata de unos 25 kilómetros cuadrados que pueden se utilizados como excusa para una nueva explosión de violencia entre Israel y el movimiento terrorista Jizballah. Ubicadas entre la aldea druza Magdel Shams en el Golán y el aldea libanesa de Shaaba, son pretendidas por Jizballah para su "amada" patria libanesa, la misma que jaquea en la actualidad.




Mapa en alta resolución

Las alturas del Golán se rigen por la ley israelí. Más aún, si continúa el proceso iniciado en la Knesset, cualquier renuncia o retirada en esta zona deberá ser sometido a un plebiscito (o elecciones). El Golán, según la ley de 1981, no ha sido anexado a Israel sino que la ley israelí rige sobre estas tierras (a diferencia de Jerusalén que si fue anexada por una ley de 1980). Lo cierto es que la comunidad israelí no reconoce el derecho de Israel y, sin embargo, tampoco existe total consenso sobre quién debería poseer estos 25 kilómetros cuadrados.

En mayo del año 2000, el entonces gobierno de Israel solicitó a la ONU establecer los límites entre Israel y el Líbano para así cumplir la resolución 425 del Consejo de Seguridad que exigía la total retirada israelí del sur del país. Los responsables se fijaron en el archivo de mapas de la zona estableciendo que las Granjas de Shaaba (para Israel, "Har Dov") formaban parte del Golán y por lo tanto, según la ONU, es territorio sirio conquistado por Israel. Siguiendo este razonamiento, si Israel le debería devolver a alguien este terreno es justamente a Siria.

El origen del problema, como muchos otros problemas, reside en la influencia de las potencias en la zona. Francia, que según el Acuerdo Secreto de Sykes Pikot (1916) y luego gracias a la Sociedad de las Naciones, había recibido un mandato sobre los terrenos de Siria y el Líbano, se hacía cargo de terrenos que de hecho, eran una sola entidad. Como los franceses decidieron crear un país pro francés con mayoría (entonces) cristiana maronita, partieron el terreno aunque de facto, dominaban las dos sub provincias. En un mapa francés de 1932 las Granjas son parte del Líbano mientras que en otro de 1945 son parte de Siria. Al retirarse Francia y declararse el estado independiente del Líbano (1943) comenzaron una serie de procesos complicados… una guerra civil dentro del Líbano entre las minorías unidas en un país artificial y pro sobre todo, los incansables intentos de Siria por recuperar el terreno que consideraban de su propiedad.

Tras la retirada israelí del sur del Líbano (2000), Jizballah comenzó a vociferar que, a diferencia de lo argumentado por la ONU, Israel no se había retirado de "todo" el territorio libanés sino que aún dominaba las Granjas de Shaaba. Lo que se podía interpretar como una simple excusa para seguir bombardeando a Israel escudándose en una "defensa a la madre tierra libanesa" (y así ganar legitimidad en la sociedad libanesa), cobró más fuerza tras las declaraciones del Ministro de Relaciones Exteriores sirio Faruk A-Shara quien en el 2005 dijo que ciertamente, las tierras eran parte del Líbano. Para Siria, se trataba de una nueva oportunidad para envalentonar a Jizballah para que dicho grupo terrorista sigo hostigando a Israel sin tenerse que enfrentar ella al poder militar de sus vecinos del sureste. Para Siria… también era una posibilidad de debilitar más al gobierno de Fuad Siniora reforzando el poder de Jizballah en el sur del Líbano. A todo esto, Fuad Siniora declaraba que deseaba negociar con Siria la fijación de los límites en las Granjas de Shaaba aunque más no fuese para debilitar un poco a Jizballah.

La confusión también está instalada en el propio gobierno libanés. En la página de Internet del ejercito nacional aparece, en un mapa, las Granjas de Shaaba dentro del Líbano y en otro mapa como parte de Siria.

Tras la segunda Guerra del Líbano (2006) el Consejo de Seguridad establece la famosa declaración 1701 por la cual Israel retrocede del Líbano y Jizballah deja de atentar contra los civiles israelíes, desmilitarizando una zona que sería controlada por los cascos azules de UNIFIL. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas solicitaba, en dicha declaración (artículo 10), que el Secretario General de la ONU estudie y aconseje el mejor proceder con respecto a las Granjas de Shaaba.

Ban Ki-Moon establece dos formas de solucionar el conflicto: 1) Que Líbano y Siria solucionen, de una vez por todas, dicho sea de paso, sus problemas de límites a través de la negociación. Bashar El-Assad anunció su "deseo" de sentarse a negociar sobre el tema con el Primer Ministro Fuad Siniora aunque es justamente el primer ministro sunita (Siniora) quien, en la actualidad, tiene la cabeza ocupada intentando sobrevivir a los embates y a los sabotajes de los partidarios de la rama pro-Siria y anti Siniora que lidera el Jizballah en el Líbano y que la apoyan el maronita Michell Aoun, entre otros. 2) Que los terrenos pasen a ser administrados por la propia ONU hasta que se decida su futuro. Ki-Moon dijo que se trata de un tema problemático ya que no queda del todo claro la ubicación y extensión geográfica de las granjas (por eso nombro a un cartógrafo para establecer las fronteras). El Secretario General explicó que recibió ayuda de Israel y del Líbano para fijar las fronteras pero no por parte de Siria.

En los últimos meses, la ONU volvió a estudiar el tema y ahora estableció que hay posibilidades "que sean ciertas" las quejas (más bien de Jizballah) que se trata de territorio libanés. Una aclaración importante en este tema… en setiembre del 2006 el Secretario General de la ONU establece en un informe que no hay justificación para que Jizballah continué realizando actividades militares en el sur del Líbano escudándose en el tema de las Granjas de Shaaba. A la par, entiende que si este tema se solucionase sería más fácil (supuestamente) para el gobierno central del Líbano desarmar a Jizballah ya que (supuestamente nuevamente) no tendría motivo para continuar la guerra. De ahí que comience a sonar con más fuerza la versión "Shaaba formaba parte del Líbano". Hay mapas que muestran una cosa y otros que muestran lo contrario. Es sólo cuestión de explicar que unos mapas son más importantes que otros.

Dicho sea de paso, los soldados de la ONU que controlan la separación de fuerzas en las Granjas de Shaaba son los cascos azules que vigilan los límites entre Siria e Israel y no las fuerzas de UNIFIL que separan a israelíes y libaneses. Esto muestra que, por el momento, la ONU sigue creyendo que el terreno es sirio.

Hay quienes argumentan, en Israel, que las Granjas poseen un beneficio militar ya que se encuentran a una altura considerable y sirven de antesala para subir alternativamente al estratégico Monte Hermón. Otros, rechazan entregarle las Granjas al Líbano (más precisamente a Jizballah) ya que esta acción envalentonaría aun más al grupo terrorista chiíta quien en un futuro podría exigir recuperar siete aldeas chiítas que ahora están dentro de Israel en la Alta Galilea.

Los que se apoyan la entrega de las Granjas al Líbano, creen que se trata de un territorio tan chica que se podría solucionar el conflicto exigiéndole a la ONU que mantenga el terreno desmilitarizado (sin Jizballah). Más aún, la entrega debilitará, creen, los argumentos militares de Jizballah.

Como en muchas otras cosas… los que creen que Jizballah desea destruir a Israel e imponer un gobierno fundamentalista en el Líbano entienden que la entrega o no de Shaaba nada influirá. Los que consideran que se puede debilitar al grupo terrorista con una fusión de decisiones políticas, diplomáticas y la acción efectiva de al ONU, apoyan la cesión.

Lo cierto es que durante la última semana en Israel, el Primer Ministro Ehúd Olmert manifestó su interés de sentarse a negociar con el Líbano el futuro de las Granjas de Shaaba. Para Israel, sería una excelente excusa para cederle al gobierno de Siniora las Granjas, reforzar su posición interna en el Líbano y dar un puntapié inicial a unos acuerdos de paz con el país vecino.

La respuesta de Beirut fue simple: "el Líbano se mantiene en su postura de ser el último país árabe en firmar la paz con Israel".

Olmert puede lanzarle un balón a Siniora… pero, si Siniora es tan débil como lo que aparenta, el balón no será devuelto ya que el jugador de Beirut está demasiado pendiente de lo que opina Damasco y de no ser destruido por Jassen Nasrallah.

Fuente: www.guysen.com/es

_________________

Israel en Facebook - https://www.facebook.com/Espiritudeisrael

“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”

Shomer
Moderador
Moderador

Ubicación : Israel
Nacionalidad: :

http://miblog-shomer.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Shomer el Miér Jul 30, 2008 10:23 am

El Titanic se hunde, y la orquesta sigue tocando
Por Eitan Haber. Yediot Ajaronot.

La metáfora del Titánic hundiéndose y la gente disfrutando y bailando está bastante gastada, pero no pierde vigencia. Especialmente en los días de Israel amenazado por Irán, Siria, Hezbollah y Hamás, entre otros. Lo que se impone en este momento es la formación de un gobierno de emergencia nacional. No de "unión", ni de "unidad nacional". Emergencia, emergencia, emergencia.



A los escritores, periodistas y políticos les gusta mucho utilizar la metáfora del Titanic: en medio de la noche se estrelló contra un iceberg, esa embarcación gigantesca que jamás se hundiría, mientras en la sala de fiestas toca una gran orquesta y todos los turistas se divierten, entre tango y pasodoble, sin notar que el iceberg se acerca.

Será acertado decir que esta metáfora ・ con o sin Leonardo Di Caprio ・ ya se ha convertido en rutinaria, gastada. Pero qué se puede hacer, es la única metáfora que se nos ocurre en este momento: el Estado de Israel baila Salsa hasta embriagar sus sentidos y en el cielo ya se ven las nubes que anuncian la tormenta, tal como le sucedió a Wnston Churchill.

En los últimos dos o tres años se ha producido un cambio, casi una revolución, en la situación geo-estratégica de Israel: una instalación nuclear iraní que pronto estará completa, en un lapso de dos o tres años, y amenaza su existencia. El punto de partida de los capitanes del barco del Estado de Israel debe ser que si los iraníes cuentan con una instalación como ésta, también la utilizarán. Cualquier otra opción será una sorpresa positiva.

Israel hace todo lo que está a su alcance para evitar que los iraníes completen esa instalación nuclear. Israel reclutó, o intentó reclutar, a Estados Unidos y luego al mundo entero. El mundo entero tiene una postura conciliatoria y Estados Unidos ・ el gran amigo de Israel - ya ha más que insinuado en más de una ocasión que no atacará a Irán y en gran medida no verá bien un ataque por parte de Israel. De todos modos, un ataque nuestro casi no viene al caso, por motivos sobre los cuales se puede ahora escribir libros. En síntesis, nos hemos quedado solos.

El segundo peligro es Gaza. Sólo quien no conoce los hechos tal como son hoy en día en Gaza enviará a Tzahal a estrellarse en las callejuelas del lugar más complicado del mundo. Eso no significa que la orden de atacar no vendrá algún día (en general después de un número de muertos de dos cifras en un solo día en Israel). Pero todos los responsables de tomar decisiones saben que ésta será una orden producto de la presión de la opinión pública y no de la lógica. En este caso, dicho sea de paso, nos quedaríamos en Gaza por algunos años.



El tercer peligro es Hezbollah. Sobre este peligro se ha dicho mucho últimamente y sólo basta recordar que Hezbollah, con la moral bien alta después de la Segunda Guerra del Líbano, se armó nuevamente con todo lo que perdió en la guerra y mucho más y su capacidad bélica es mucho mayor de lo que era entonces.



El cuarto peligro es Siria. Nos hemos acostumbrado a hablar y escribir sobre el ejército sirio como un ejército oxidado, tal como nos expresábamos poco antes de la Guerra de Yom Kipur. Pero es bueno y recomendable prestar atención al siguiente hecho: los sirios construyeron un reactor nuclear y durante mucho tiempo nosotros no lo supimos. Ellos construyeron fábricas de misiles y en sus depósitos se acopian cabezas de misiles, incluso cabezas químicas.

Por motivos de buena vecindad y paz no diremos nada acerca del peligro que representa un ejército más, que cambió su aspecto, y todos sus entrenamientos y sus intenciones se construyen sobre la base de una guerra con Israel.

Es muy probable que todos estos peligros son habladurías, y en ese caso, no pasa nada. Puede ser que todos esos peligros se activen sólo si se utiliza la fuerza contra Irán. Y puede ser que cada uno de esos peligros nos caiga como una espada cada uno por su lado, o todos juntos, lo que Rejavam Zeevi e Ytzjak Rabin denominaron alguna vez "La Ocasión Total", o sea cuando todo el mundo árabe actúe en nuestra contra a un mismo tiempo.

En esta situación, si es real y verdadera, lo que se impone ahora, mañana mismo, es la creación de un gobierno de emergencia nacional. No de "unión", no de "unidad nacional". Emergencia, emergencia, emergencia. A este gobierno deben integrarse todas las fuerzas sionistas y su vigencia debe ser hasta la resolución del problema iraní. ¿Ya estoy escuchando reacciones? Uy, otra vez los violines suenan en la cubierta del Titanic.

_________________

Israel en Facebook - https://www.facebook.com/Espiritudeisrael

“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”

Shomer
Moderador
Moderador

Ubicación : Israel
Nacionalidad: :

http://miblog-shomer.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Shomer el Lun Sep 01, 2008 7:53 am

La "gran estrategia" de Israel
Barry Rubin - JPost


Amuleto contra el "mal de ojo"

Voy a apostar a que ustedes no saben que Israel tiene una estrategia. Después de todo, y habida cuenta de sus políticos maniobreros, la diferencia entre lo que se dice en público y en privado, la presencia de francotiradores y así sucesivamente, es fácil olvidar la coherencia que se supone subyace en una política. No se trata de sugerir que los políticos están pensando en grandes ideas y en su forma de ponerlas en práctica, sino que es más bien el conjunto de intereses, amenazas y oportunidades lo que empuja a la gente hacia una estructura coherente.

No hay solución, el enemigo no va a desaparecer, ni va a moderarse. El mundo quiere escuchar que Israel busca la paz y que hace todo lo posible por conseguirla, y que así seguirá.

Sin embargo, el hecho de que estas expectativas estén equivocadas también es una parte esencial de la idea de conjunto.

Un triunfo militar total no significa que se resuelven los problemas, al menos en lo que respecta a ponerlos un final. Los ataques pueden ser disuadidos, su número reducido, su efectividad disminuida, pero la paz real está fuera de nuestro alcance.

No obstante, sí, es cierto, las amenazas y sus efectos pueden reducirse al mínimo, la vida sigue y el país lo hace bien. En lo que va de año, el desempleo está al nivel más bajo de hace 20 años [5,9%], la economía está haciéndolo increíblemente bien y el turismo ha conseguido un máximo histórico. La moral está alta a pesar de desprecio por el actual primer ministro. Las cosas están bastante bien.

Esto no significa que las personas sean ingenuas, incluso en comparación con los niveles de esperanza en el decenio de 1990. Las lecciones se han aprendido. Así que aquí está lo que subyace en lo que está sucediendo.

Israel es objeto de amenazas en cuatro frentes. En cada caso, hay un esfuerzo en curso para neutralizarlas, o más bien, para reducir esos problemas.

(1) Por el norte está Hizbullah. Los libanéses del grupo radical islamista nunca van a aceptar la existencia de Israel. Si piensa que sus acciones son rentables, atacará, por lo menos a través de raids transfronterizos. El intercambio de prisioneros no ha satisfecho su apetito; en su lugar, ha generado más hambre. No obstante, también ha contribuido a socavar uno de sus mayores medios de incitación.

Sin embargo, el principal problema de Hizbullah es doble. Su máxima prioridad es garantizarse la mayor parte del poder dentro del Líbano y, como mínimo, hacerlo en las próximas elecciones del mes de mayo. La lucha contra Israel ahora supondría una distracción de ese objetivo. Además, Hizbullah ha reducido su popularidad en el 2006, tras la guerra aún no ha podido realojar a muchos de sus seguidores después de dos años, a pesar de sus espléndidas promesas.

Aparte del coste del ataque, la táctica de Israel es advertir al Líbano que ahora, con Hizbullah en el gobierno, cualquier agresión se traducirá en que todo el Líbano será un objetivo. La disuasión de Israel en este frente no debe subestimarse, y es probable que se mantenga relativamente tranquilo durante un tiempo.

(2) Por el noreste está Siria, con quien el gobierno está negociando en la actualidad. Prácticamente nadie dentro del gobierno espera un acuerdo. Pero al margen de la política interna, el objetivo inmediato es dar a Siria un incentivo para mantener a Hizbullah sujeto de una correa. El ataque a la instalación nuclear de Siria, la probable participación en el asesinato de un alto oficial de Hizbullah aliado de Siria y una posible participación en la muerte de un importante general sirio, han dado a entender a Damasco que Israel puede golpear duramente si es necesario.

Un aspecto clave es el carácter humillante de estos tres incidentes. El IAF demostró que sus aviones pueden atacar en cualquier parte de Siria, y que un alto terrorista no está seguro, ni siquiera en el Damasco más protegido. Se envió un mensaje muy claro.

Así que Siria se ve obligada a responder directa o indirectamente. Pero hay otro elemento de la política israelí hacia ese país que es mal comprendido: la inminente confrontación con Irán sobre las armas nucleares. Si algún día Israel ataca a Irán, querrá reducir al mínimo la posibilidad de represalias por parte de Siria o de Hizbullah. Proporcionándoles incentivos para permanecer tranquilos - reforzado por el poder de disuasión -, es menos probable que estas dos fuerzas ataquen, o lo hagan en un grado menor. Un patrón similar existe en el frente oriental, con la Autoridad Palestina, y en el sur, con Hamas.

(3) En cuanto a la Autoridad Palestina(AP), Israel quiere que Fatah se mantenga en el poder: Hamas sería lo peor, y la AP hace algo para bloquear el terrorismo. El primer ministro, Ehud Olmert, y la ministra de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, o bien están deseosos de llegar a un acuerdo de principios con la Autoridad Palestina (denominado una plataforma de acuerdo) o bien fingen que lo hacen para reivindicar un gran éxito. Sin embargo, al mismo tiempo, hay pocas ilusiones sobre una paz posible y la mejor alternativa real es mantener el statu quo.

(4) A corto plazo, el frente más potencialmente inestable es el de Hamas. A través del alto el fuego, Hamas se ha dado un incentivo para no ir a una guerra total si su patrón, Irán, es atacado. Por supuesto, Hamas frecuentemente viola el alto el fuego, ya sea directamente, o bien tolerando los ataques, pero a un nivel bajo. Para Israel, la decisión que se plantea es qué cantidad de violaciones (o a largo plazo, qué grado de poderío militar de Hamas) debe dar lugar a una ofensiva. También hay pocas ilusiones acerca de que un ataque militar "termine" con el problema o que detenga los disparos de cohetes por completo. Prácticamente nadie piensa que con Hamas es posible la paz o inclusive, a largo plazo, que sea fiable un alto el fuego. Una vez más el statu quo es lo mejor que puede lograrse.

Los esfuerzos en estos cuatro frentes, no necesariamente disminuyen la respuesta a un futuro ataque contra Irán, pero podrían valer y ser - por otras razones -, básicamente, una especie de ensayo. Esto no significa que todos los políticos apliquen esta estrategia de la misma manera o que las actuales acciones del gobierno sean brillantes - en términos generales, la actual dirección se da por vencida más rápidamente de lo que es necesario o aconsejable -, pero la diferencia no es enorme.

La conclusión es que el hecho de estar dispuestos a concentrarse sobre el frente iraní, la relativamente buena situación interna, las políticas internas, la falta de alternativas atractivas, la intransigencia de los opositores, la debilidad y las dudas sobre la moderación de los posibles socios en las negociaciones internacionales y la pasión por un espejismo de paz, han creado una estrategia basada en un relativo consenso en todo el espectro político. Se ve desordenada y, desde luego, plantea una serie de problemas, pero sin embargo no es ni terrible ni irracional.

Se podría aplicar aquí, en broma, la famosa anécdota de Winston Churchill, cuando le preguntaron qué le parecía tener 90 años de edad: "Terrible", respondió, "pero tenga usted en cuenta las alternativas".

_________________

Israel en Facebook - https://www.facebook.com/Espiritudeisrael

“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”

Shomer
Moderador
Moderador

Ubicación : Israel
Nacionalidad: :

http://miblog-shomer.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Shomer el Lun Sep 15, 2008 6:44 am

Persecución anticristiana permitida
por Gustavo Perednik
La dramática situación de los cristianos en Gaza
El Catoblepas, julio 2008



Basílica de la Agonía del Señor en el Huerto de Getsemaní

El género de la utopía sionista está conformado por una decena de novelas publicadas aproximadamente entre 1880 y 1920, con el objeto de vislumbrar cómo sería un Estado judío renacido en la Tierra de Israel. La más popular fue Altneuland de Teodoro Herzl. Una de las menos conocidas fue escrita en francés por Jacques Bahar, en 1898, durante la tormenta del Caso Dreyfus.

Su autor alude a la posibilidad de que el odio antijudío por parte de la cristiandad francesa se revirtiera en el recreado país hebreo, y pasara a ser rencor anticristiano por parte de la judería que retorna a su tierra ancestral.

Bahar muestra que dicha transformación sería imposible, y cabe reconocer que la historia le ha dado la razón… hasta hoy en día, en que grupos de cristianos de la región son persistentemente reprimidos por mahometanos, ante la sorprendente apatía de la cristiandad mundial.

La realidad elemental del Medio Oriente es que una veintena de Estados árabe-musulmanes, varios pletóricos de petróleo, se negaron durante décadas a admitir en la región la existencia de un Estado judío democrático y sin recursos naturales, que cabe en los primeros nada menos que quinientas veces.

En vez de dedicarse a hacer progresar a sus sociedades, las dictaduras del mundo árabe actuaron para destruir al pequeño Israel mientras, en general, Europa legitimaba el atropello por medio de desdibujar esa verdad cristalina y reemplazarla con el mito de un pueblo palestino despojado y oprimido.

Hemos tratado en otros artículos las formas de la distorsión, que pudo sostenerse en los medios europeos por medio de borrar una extraña verdad: los palestinos nunca quisieron crear un Estado propio en los territorios que dicen reclamar, y ni siquiera lo reclamaron durante las décadas en que dichas tierras no estuvieron bajo administración israelí.
Ese único dato podía tirar por la borda la mentira de la "liberación palestina" -y por ello fue cuidadosamente salteado.

El móvil de los agresores (y el de sus protectores) era el odio contra Israel, que los llevaba, primero, a perdonar los peores crímenes cometidos en el mundo árabe-musulmán, aún cuando esos crímenes socavaran sus propios intereses. Así, la cristiandad se mostró indiferente en el pasado, cuando los cristianos del Líbano fueron masacrados por musulmanes, y se muestra igualmente apática en el presente, mientras en las zonas bajo autoridad palestina los cristianos son violentados y perseguidos.

Empecemos por Gaza, uno de los seis territorios con mayor densidad demográfica de todo el mundo. Más pequeña que Andorra, Gaza tiene una población de casi un millón y medio de personas, de las que el 99,8% son musulmanes. Pero a los islamistas esa amplia mayoría no les basta, porque en su totalitarismo empedernido aspiran a la homogeneidad irredentista y cabal.

Su actitud hacia los cristianos es parecida a su obsesión frente a Israel: no importa cuán pequeño sea el país judío porque su mera existencia quiebra un universo monocromo árabe-musulmán, al que no le alcanza ser más extenso Europa entera.

Por ello, la diminuta minoría cristiana que reside en el lugar es objeto de agresiones, y para atenuarlas opta por un constante bajo perfil. Los 3.500 cristianos de Gaza están mayormente radicados en una zona comprendida por tres vecindarios: Zeitun, al-Daraj y Sheikh Radwan. Su nivel sociocultural es más alto que el del resto del la población, tienen un representante en el Consejo Legislativo del Hamás (Fuad Kamal al-Tawil), y cuentan con cinco escuelas: cuatro católicas y una ortodoxa.

La gran mayoría del plantel docente de esa red es musulmán, así como los alumnos. De un total de 2.400 alumnos en las escuelas cristianas, menos de 300 son cristianos. Pero ni aún así les es suficiente a los islamistas, que aspiran a una Gaza uniforme sin católicos, un Medio Oriente parejo sin Israel, y un mundo puro sin infieles.

Vivir bajo el miedo

Esa aspiración se expresa frecuentemente en violencia, sobre todo desde que hace un año el Hamás se apoderara por la fuerza de la franja de Gaza. La incitación contra instituciones cristianas (iglesias, escuelas, cafés, bibliotecas) ha aumentado debido a la supuesta laxitud de las mismas en imponer normas islámicas en la conducta cotidiana de su población.

Durante la primera mitad de 2008 los cuatro ataques más notables fueron:

el 10 de enero el "Ejército de los Creyentes" arremetió contra la Escuela Internacional de Bet Lahia;
el 15 de febrero el "Ejército Islámico de la Tierra de Ribat", encabezado por Mumtaz Dughmush, hizo explotar una bomba en la biblioteca YMCA (Asociación de Jóvenes Cristianos);
el 16 de mayo fue atacada (no por primera vez) la escuela Rahabat al-Wardia, dirigida por monjas;
el 18 de mayo fue destruido el restaurante cercano a la Universidad Al-Quds.

Nunca se castiga a culpables ya que el Hamás gobernante es parte del extremismo islamista. La mencionada banda de Dughmush actúa impunemente desde el barrio de Tzabra. Es la que, bajo distintos nombres, secuestró por cuatro meses al reportero de la BBC Alan Johnston y, el 25 de junio de 2006, al soldado israelí Guilad Shalit, cuyo destino desde entonces viene manteniendo en vilo a la sociedad israelí en su conjunto. Se supone el grupo terrorista representa a al-Qaeda en Gaza.

Con su proverbial impotencia política, el presidente palestino Abu Mazen se opone a la embestida islamista. En su discurso del 20 de junio de 2007 condenó el vandalismo contra las iglesias bajo control del Hamás, pero sus desoídos reparos no impidieron que el 8 de octubre fuera secuestrado y asesinado Rami Ayad, empleado de la Sociedad Bíblica, ni que el 31 de diciembre los Amigos de Sunnah Bayt al-Maqdis amenazaran con atacar a todo el que osara celebrar el Año Nuevo.

Los cristianos son blancos de una furia colectiva engañosamente estimulada, tan artificial como la que se desató en el mundo medio año después de que se publicaran las caricaturas de Mahoma en el diario danés Jyllands-Posten.
La ola de intolerancia también impregna los territorios gobernados por la Autoridad Nacional Palestina. Desde que a fines de 1995 ésta se hiciera cargo de la ciudad de Belén, centro espiritual del cristianismo, la población cristiana ha venido disminuyendo drásticamente. Durante la administración israelí constituía el 90% de la ciudad, y en el presente ya ha descendido a menos del 25%.

Apenas asumió la Autoridad Palestina, expandió los límites municipales de Belén para incorporar 30.000 musulmanes de los campos de refugiados de las cercanías, y así aseguró la siempre indispensable mayoría islámica. El Concejo Municipal, que tenía mayoría cristiana, fue expeditamente reemplazado por uno islámico.

Hasta 1994, visitaban a Belén unos 150.000 turistas anuales. Desde entonces el promedio se ha rebajado menos de la quinta parte, debido a la intimidación de islamistas que quemaron locales de comerciantes cristianos, robaron su propiedad, y construyeron mezquitas frente a cada iglesia.

El silencio de Europa frente a este despojo debería asombrar, a menos que se lo entienda como parte del sopor generalizado del Viejo Mundo ante su propia islamización. La libérrima Holanda, a principios de este año, censuró una exposición que iba a llevarse a cabo en el Museo Municipal de La Haya, debido a que la obra fotográfica de la exilada iraní Sooreh Hera incluía cuadros que podrían vincular a Mahoma y su yerno con la homosexualidad. No sorprenderá que quien carece de fuerza para proteger su propia libertad de expresión avasallada, obviamente será más débil aún para salir en defensa de sus hermanos cristianos en el exterior

_________________

Israel en Facebook - https://www.facebook.com/Espiritudeisrael

“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”

Shomer
Moderador
Moderador

Ubicación : Israel
Nacionalidad: :

http://miblog-shomer.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Shomer el Miér Sep 17, 2008 5:47 am

Los árabes están celosos
Guy Bechor - Ynet

El mundo árabe está siguiendo con gran interés la historia del primer ministro Ehud Olmert, ya que constituye un affaire inexplicable e inaudito dentro de las sociedades y de los regímenes árabes. ¿Por qué? Porque en el mundo árabe el líder es la sociedad y la sociedad es el líder, y, por consiguiente, el despido de un líder se asemeja al del conjunto de la sociedad.



Y sin embargo, podemos dividir a la opinión pública árabe en cuatro grupos con respecto a su actitud frente a la destitución del primer ministro de Israel. Estas diferentes actitudes también se reflejan en los comentarios en las web árabes.

1.- El grupo antisemita - Los miembros de este grupo tiene una opinión de los judíos estereotipada y afirman que son avaros y codiciosos, sobre todo cuando se trata del dinero que no es suyo. La percepción común en este grupo es que los judíos son manipuladores y, por tanto, peligrosos e impredecibles. "Así son los judíos y este es su lenguaje", afirmaba una mujer saudita.

2.- El grupo nacionalista - Los miembros de este grupo ven este asunto como una prueba más de que Israel se está desmoronando y asfixiando en su propia corrupción, hasta que desaparezca. Es más o menos la actitud exhibida por el líder iraní Ahmadinejad. Este enfoque sostiene que los árabes no tienen que hacer nada, que Israel se destruirá el sólo, ya que nació en pecado. Las declaraciones de Ahmadinejad sirvieron para impulsar a este grupo y no sólo les ha proporcionado legitimidad, sino también las pruebas aparentes de que tienen razón. Este grupo es muy poderoso en el mundo árabe y muy frecuente en los medios de comunicación, y con cada evento negativo para Israel vuelven a desempeñar una posición prominente. Los aspectos negativos de Israel siempre se destacan como una prueba más de que el esperado colapso de Israel es inminente. Por ejemplo: una noticia sobre el número de emigrantes que superaban al de inmigrantes en este último año fue citada amplíamente en las web árabes e incitó a los escritores a declarar que los israelíes finalmente están huyendo.

3.- El grupo de la teoría de la conspiración - La noción de que el liderazgo de Israel está dominado por una inmensa trama secreta destinada a perjudicar a los árabes es muy común en el mundo árabe. Así pues, cada vez que se aprecia un progreso diplomático o una oportunidad para un acuerdo, esa misma trama secreta “deja en evidencia las vergüenzas” del primer ministro o le induce a nuevas elecciones. "Todos los primeros ministros de Israel, como condición para ser elegidos, deben tener alguna causa penal en la Fiscalía. Ésta permanecerá cerrada mientras él se dedique a matar a los árabes en general y a los palestinos en particular. Sin embargo, si este primer ministro empieza a considerar una paz con los árabes o se embarca en conversaciones de paz, el caso penal se abrirá contra él", escribía un comentarista.

4.- El grupo reformista - Cabe destacar que la mayoría de las respuestas sobre el asunto Olmert vinieron de esta parte. Los miembros de este grupo no se asombran de lo está pasando en Israel con su primer ministro, sino que al contrario, se asombran de que ese mismo proceso nunca sucederá en sus respectivos países. En este grupo, es evidente, existen celos de Israel, por su naturaleza dinámica y por su vitalidad. Este grupo se da cuenta de que, mientras en Israel existen controles públicos de sus gobernantes, en el mundo árabe los controles públicos están manejados por los propios gobernantes. Un surfista de la red escribía: "Si la policía en el mundo árabe pudiera hacer lo que la policía israelí hace en Israel, entonces todos los gobernantes árabes y sus asociados serían llevados ante una corte judicial para ser juzgados por soborno, corrupción y otros cargos similares". Él agregaba: "La transparencia es el secreto del poder de Israel".

El cuarto grupo es el que nos debe interesar; es nuestra esperanza. Este grupo aspira a acercarse a nosotros, ante todo y sobre todo con el fin de cambiar su propia sociedad. A Israel se le considera como un modelo positivo para su imitación y para la cooperación en el futuro. De hecho, incluso cuando se trata de asuntos tan graves, hay aún algunos rayos de esperanza para Israel.

from Safed-Tzfat by Jose Antonio

_________________

Israel en Facebook - https://www.facebook.com/Espiritudeisrael

“No dependas de nadie en este mundo, porque hasta tu propia sombra te abandona cuando estás en la oscuridad”

Shomer
Moderador
Moderador

Ubicación : Israel
Nacionalidad: :

http://miblog-shomer.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Pagano el Vie Oct 03, 2008 6:24 am

Los intríngulis de Camp David

Poco se ha comentado/sabido sobre los movimientos fuera del escenario de los 3 protagonistas de de dicha obra (Carter, Begin, Sadat) durante esos días.

Carter, ferviente baptista de Georgia, consideraba que tierra Santa era su propia tierra. Empatizaba con el sionismo y admiraba la democracia israelí, pero también se preocupaba por la situación de los palestinos a los que equiparaba en cierto sentido con los negros de EEUU, a los que había apoyado en el movimiento de los Derechos Civiles.
Conseguir la estabilidad en Oriente Medio era su prioridad en política exterior.
Carter y Sadat se encontraron por primera vez en Washington en abril de 1977, fue el primer encuentro de Carter con un líder árabe. En lo personal congeniaron, y su relación fue idealizada aún más después del asesinato del egipcio en 1981 por islamistas.

Según Tasheen Basheer, portavoz de Sadat, a su jefe le gustaban tres aspectos de Carter:
- parecía un granjero (cosa que lo era, dado que era cultivador de cacahuetes),
- profundo sentido religioso,
- había sido militar, como él.

Beguin, en cambio, había perdido a su familia durante la Shoá y no olvidaba que Sadat había escrito de Hitler que "aunque había cometido algunos errores, como abrir demasiados frentes, habría que perdonarlo por su fe en su país y en su pueblo".
La cumbre fue muy tensa, duró 14 días. Ya en el segundo, los cumplidos del lenguaje diplomático y el protocolo brillaban por su ausencia. Carter llegó a temer, incluso, por la vida de los interlocutores que se enfrentaban también a las posturas de sus acompañantes. Para relajarse, cada uno de los mandatarios tenía sus medios:
Carter hacía deporte,
Beguin veía películas. Había pedido expresamente un western: Sólo ante el peligro,
Sadat andaba cada mañana 4 kilómetros.

A pesar de la tensión (fue tal que hubo un momento a partir del cual el israelí y el egipcio se comunicaban mediante notas para no verse físicamente), Carter consiguió que ambos dirigentes firmaran un acuerdo marco y se comprometieran a terminar los acuerdos de paz en tres meses. El 26 de septiembre, el parlamento israelí aprobó los acuerdos y el 27 se anunció que Beguin y Sadat recibirían el Premio Nobel de la Paz. El 19 de noviembre ambos líderes se estrecharon la mano en Israel e intercambiaron bromas con el general Ariel Sharon. Al contemplar la escena, la anterior primera ministra israelí, Golda Meir explamó: "Nada de premios Nobel, que les den el Oscar".

Pagano
Master Member
Master Member

Ubicación : España
Nacionalidad: :

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Dayan el Vie Oct 03, 2008 1:18 pm

La excusa siria cobra forma

Horas antes de la detonación de un coche bomba en el norte del Líbano tenía lugar una escena en Washington que podría haber servido de heraldo.
por George F. Chaya

http://www.elreloj.com/article.php?id=26509

Dayan
Star Member
Star Member

Ubicación : Argentina
Nacionalidad: :

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Dayan el Dom Oct 05, 2008 6:13 pm

Segunda guerra del libano:

PARTE 1: Guerra de la inteligencia

Al principio del conflicto, el secretario general de Hezbolá, Hassan Nasralá, admitió que la respuesta militar de Israel a la captura de dos de sus soldados y la muerte de otros ocho a las 9.04 de la mañana del 12 de julio, le pilló por sorpresa.

El comentario de Nasralá terminó con los informes de prensa que afirmaban que Hezbolá se había propuesto provocar una guerra contra Israel y que las capturas eran parte de un plan aprobado por Hezbolá e Irán. Aunque Hezbolá había dejado claro durante un periodo de años que tenía la intención de secuestrar a soldados israelíes, existían buenas razones para suponer que no lo hubiera hecho durante los meses de verano, cuando numerosas familias adineradas shiíes de la diáspora podrían estar visitando Líbano (y gastando su dinero en las comunidades shiíes) y cuando se esperaba la llegada al país de un gran número de árabes del Golfo.

Tampoco es cierto, como se dijo en un principio, que Hezbolá coordinara sus actividades con Hamás. A Hamás las capturas le tomaron por sorpresa y aunque su líder defendía las acciones de Hezbolá, es fácil discernir, mirando hacia atrás, que no le debió de hacer gracia: durante el conflicto, Israel lanzó multitud de operaciones militares contra Hamás en Gaza, matando a docenas de combatientes y civiles. Esta ofensiva pasó totalmente desapercibida en Occidente, resucitando el dicho "cuando Oriente Próximo arde, olvidamos a los palestinos".

En realidad, la captura de los dos soldados israelíes y la muerte de otros ocho tomó al líder de Hezbolá por sorpresa. Esta acción se llevó a cabo sólo porque las unidades de Hezbolá destinadas en la frontera israelí tienen órdenes permanentes de aprovechar la debilidad militar israelí. El propio Nasralá había señalado tiempo atrás la intención de Hezbolá de prender a soldados israelíes, después de que el ex primer ministro Ariel Sharon incumpliera la ratificación de los acuerdos –tres en total- acerca de la liberación de todos los prisioneros de Hezbolá durante el último intercambio de prisioneros entre Hezbolá e Israel.

Las capturas fueron, en realidad, sencillísimas: los soldados israelíes que están cerca de la frontera al parecer incumplieron los procedimientos habituales de actuación, dejaron sus vehículos a la vista de los emplazamientos de Hezbolá y lo hicieron cuando estaban sin comunicación con el comandante de mayor rango y sin posibilidad de ser cubiertos del fuego enemigo.

Observamos que mientras los medios de comunicación occidentales se olvidaron de informar sobre estos aspectos, el periódico israelí Haaretz confirmaba sustancialmente este informe: "Una fuerza de tanques y carros de blindaje se envió inmediatamente a Líbano en una persecución intensa. Fue durante esta persecución, alrededor de las 11 de la noche, cuando un tanque Merkava pasó por encima de una bomba muy potente, que contenía aproximadamente de 200 o 300 explosivos, a una distancia de unos 70 metros al norte de la valla de la frontera. El tanque quedó prácticamente destrozado y los cuatro miembros de la tripulación murieron instantáneamente. En las horas siguientes los soldados del ejército israelí mantuvieron un feroz enfrentamiento contra los pistoleros de Hezbolá… En el transcurso de esta batalla, alrededor de las 3 de la tarde, murió otro soldado y dos más resultaron ligeramente heridos."

Los secuestros marcaron el inicio de una serie de meteduras de pata de las IDF: hubo comandantes que actuaban fuera de los procedimientos normales en la frontera; algunos miembros de la patrulla estaban en sus últimos días de su desplazamiento en el norte y habían bajado la guardia. Tampoco es cierto que los soldados de Hezbolá mataran a los ocho israelíes durante la captura de los otros dos. Los ocho murieron cuando un comandante de la frontera de las IDF, aparentemente avergonzado por haber ignorado los procedimientos permanentes de actuación, ordenó a los vehículos blindados perseguir a los secuestradores. Los dos vehículos blindados se adentraron en una red de minas antitanque de Hezbolá y resultaron destruidos. Los ocho soldados de las IDF murieron durante esta operación o como resultado de los combates que siguieron inmediatamente.

Que una unidad de las IDF deambule tan cerca de la frontera sin que nadie le cubra del fuego enemigo y quede expuesto a un ataque de Hezbolá, ha llevado a los oficiales israelíes a cuestionarse si la unidad estaba actuando sin la aprobación de un mando superior.

Parece que los comandantes de alto rango de las IDF, inmediatamente después del incidente, propusieron una comisión interna de investigación para determinar los hechos que envolvieron el asunto y para revisar los procedimientos de las IDF en el control de las unidades que operan a lo largo de la frontera norte de Israel. Los resultados de las conclusiones a las que llegó esta comisión todavía no se han publicado.

A pesar de la sorpresa con la que recibieron la respuesta israelí, los guerrilleros de Hezbolá en el sur de Líbano se pusieron en alerta máxima en unos minutos tras los secuestros y los superiores alertaron inmediatamente a los comandantes de arsenal. Las sólidas y endurecidas defensas de Hezbolá son el resultado de seis años de diligente trabajo, que empieza con la retirada israelí de la región en el año 2000. Muchos de los búnker de mandos creados y diseñados por los ingenieros de Hezbolá estaban fortificados, algunos incluso tenían aire acondicionado.

La excavación de los arsenales a lo largo de los últimos años ha estado acompañada por un programa de engaño, en el que algunos búnker se construyeron sin ocultarse, bajo la mirada de los tanques israelíes o de ciudadanos a los que les unen fuertes lazos con éstos. Salvo excepciones, estos búnker eran señuelos. Otros se construyeron en áreas alejadas de la población libanesa. Los más importantes búnker de mando y de arsenales de armas estaban excavados muy profundamente en las montañas rocosas de Líbano –a una profundidad de 40 metros-. Alrededor de 600 búnker, tanto de armas como de municiones, estaban situados estratégicamente en la región sur del Litani.

Por razones de seguridad, ningún comandante sabía la localización de cada uno de los búnker y cada milicia de Hezbolá tenía asignado el acceso a tres de ellos solamente –uno de municiones y dos de reserva, por si destruían el primero-. Los puntos de formación, separados unos de otros, también estaban asignados a distintas unidades de combate, a las que se les asignaban áreas de combate específicas para armarse y combatir. Los protocolos de seguridad para la formación de las tropas se mantenían diligentemente. Ningún miembro de la milicia de Hezbolá conocía la estructura de los búnker.

Los principales arsenales y puntos de formación militar de Hezbolá fueron localizados por la Fuerza Aérea Israelí (IAF en sus siglas en ingles) en las primeras 72 horas de la guerra. Los comandantes israelíes habían identificado estos búnker a través de una mezcla de informes de espionaje, interceptando señales de las comunicaciones de Hezbolá, con fotos vía satélite recogidas gracias a acuerdos de cooperación con los militares estadounidenses, fotos conseguidas gracias a los vuelos de la IAF sobre la región, fotos realizadas a través de aviones fantasma desplazados a lo largo del sur de Líbano y, el punto más importante: una red de espías de confianza reclutados por agentes de inteligencia israelíes que viven en el sur de Líbano, incluyendo a un gran número de ciudadanos extranjeros (no libaneses) acogidos como trabajadores invitados en el país.

Los ataques iniciales sobre los puntos de formación de Hezbolá así como sobre los mayores complejos de búnker, que tuvieron lugar en las primeras 72 horas de la guerra, fallaron. El 15 de julio, la IAF localizó al líder de Hezbolá en Beirut. Este ataque también falló. En ningún momento de la guerra asesinaron a ninguna figura política importante de Hezbolá, a pesar de la insistencia de Israel en asegurar que los dirigentes más antiguos de la organización habían sufrido pérdidas.

Según un oficial del ejército estadounidense que observó de cerca la guerra, la ofensiva aérea de la IAF acabó con "como mucho con el 7% de los recursos militares totales de los guerrilleros de Hezbolá en los tres primeros días de lucha", además, añadió que, en su opinión, los ataques aéreos israelíes sobre los dirigentes de Hezbolá fueron "absolutamente inútiles".

Los informes que aseguran que la cúpula de dirigentes de Hezbolá buscaron refugio en la Embajada de Irán en Beirut no son ciertos, aunque no se sabe a ciencia cierta dónde buscaron cobijo. "Ni siquiera yo sabía dónde estaba", dijo el líder de Hezbolá, Nasralá a uno de sus compañeros. Pese a todo, no es cierto que los planes militares de Israel para destruir las infraestructuras de Líbano fueran el resultado de la incapacidad de la IAF de derrotar la capacidad militar de Hezbolá en los primeros días de la guerra.

Los planes militares israelíes requerían un rápido y sostenido bombardeo de las mayores autopistas y puertos de Líbano, además de la destrucción de los recursos militares y políticos de Hezbolá. El gobierno israelí no ocultó su intento de terminar con el apoyo a Hezbolá en las comunidades cristiana, sunní y druze. Esta idea, castigar a Líbano por esconder a Hezbolá y poner a la gente en contra de la milicia, forma parte de la ofensiva israelí desde la retirada del sur de Líbano en el año 2000.

Mientras los oficiales del Ejército de Defensa Israelí anunciaban, en público y en privado, el éxito de su ofensiva, sus comandantes recomendaban que el primer ministro, Ehud Olmert aprobara salidas aéreas contra alijos potenciales en áreas marginales al final de la primera semana de bombardeos. Olmert aprobó estos ataques, a sabiendas de que con esta solicitud, sus oficiales estaban admitiendo que sus valoraciones iniciales sobre el daño infligido a Hezbolá eran exageradas.

Qana fue el resultado de la aceptación de Olmert de "cercar el área de los objetivos". Un experto militar de Estados Unidos que siguió el conflicto de cerca, dijo lo siguiente sobre el bombardeo de Qana: "No es tan complicado. Tras el fallo de la primera campaña, los oficiales de la IAF volvieron a revisar sus informes sobre los objetivos para ver si habían olvidado algo. Cuando decidieron que no había olvidado nada, probablemente alguien se levantó y fue a otra habitación. Volvió con un juego de sobres con nuevos objetivos en áreas densamente pobladas y dijo: ‘hey, qué pasa con estas carpetas de objetivos’?, y así lo hicieron". Así pues, el bombardeo de objetivos en zonas cercanas a las áreas pobladas del sur de Líbano fue el resultado de los fallos de Israel en la guerra y no de su triunfo.

La "ampliación de objetivos" fue a más a lo largo del conflicto; frustrada por su incapacidad para identificar y destruir los más importantes recursos militares de Hezbolá, la IAF empezó a señalar como objetivos las escuelas, centros comunitarios y mezquitas, pensando que su incapacidad de encontrar y destruir los búnker de Hezbolá quería decir que éstos escondían sus principales recursos en centros civiles.

Los oficiales de la IAF también argumentaron que la capacidad de Hezbolá para continuar con sus ataques a Israel con cohetes significaba que su milicia se reabastecía constantemente. Qana es una encrucijada, la unión de cinco autopistas separadas, situada en el corazón de los territorios de Hezbolá. Destruir la cadena de suministros de Qana ofreció a la IAF la posibilidad de probar que Hezbolá sólo era capaz de mantener sus operaciones gracias a la dependencia del suministro que le ofrecía la ciudad. En realidad, pese a todo, los comandantes de las IDF sabían que ampliar el número de objetivos en Líbano probablemente haría poco por mermar las capacidades de Hezbolá, ya que ésta mantenía sus ataques sin depender del reabastecimiento, sino de las armas y alijos de cohetes que había reforzado previamente para resistir a la destrucción israelí. Debido a los sucesos de Qana, en los que murieron 28 civiles, Israel accedió a promulgar un alto el fuego de 48 horas.

El alto el fuego fue la primera prueba del éxito de Hezbolá en la resistencia contra los ataques aéreos israelíes y de su interés por preparar una defensa prolongada y sostenida del sur de Líbano. Los comandantes de Hezbolá respetaron el alto el fuego acatando órdenes de sus superiores políticos. Salvo una o dos excepciones aisladas, no lanzaron ningún cohete a Israel durante ese período de alto el fuego. Mientras que la capacidad de Hezbolá de acatar la tregua fue ignorada por expertos de inteligencia israelíes y norteamericanos, su habilidad para reforzar la disciplina de sus comandantes en activo supuso claramente un shock para los comandantes de alto rango de las IDF, quienes concluyeron que la capacidad de comunicación de Hezbolá había sobrevivido al violento ataque aéreo de Israel, que el líder de Hezbolá estaba en contacto con sus comandantes sobre el terreno, y que estos comandantes eran capaces de mantener una robusta red de comunicaciones a pesar de la destrucción israelí.

Más simple: la habilidad de Hezbolá para mantener el alto el fuego significaba que el objetivo de Israel de separar a los guerrilleros de Hezbolá de su estructura de mando (considerado una necesidad por los ejércitos modernos para hacer la guerra en un campo de batalla tecnológicamente sofisticado) había fallado. Los comandantes de alto rango de las IDF sólo podían llegar a una conclusión: la información que obtuvieron antes de la guerra acerca de los recursos militares de Hezbolá era, por lo menos, deplorablemente incompleta o, en el peor de los casos, terriblemente equivocada.

De hecho, a lo largo de un periodo de dos años, los oficiales de espionaje de Hezbolá, construyeron un significativo sistema de identificación de las señales de actividades de espionaje. A lo largo de la guerra, los comandantes de Hezbolá fueron capaces de predecir cuándo y dónde podían atacar los soldados y las bombas israelíes. Además, Hezbolá había identificado a espías israelíes decisivos en Líbano. Un mes antes del secuestro de la patrulla de las IDF y del subsiguiente ataque israelí, los espías libaneses habían roto una red de espionaje que operaba dentro del país.

Dayan
Star Member
Star Member

Ubicación : Argentina
Nacionalidad: :

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Dayan el Dom Oct 05, 2008 6:14 pm

Los espías libaneses (y de Hezbolá) arrestaron al menos a 16 espías israelíes en Líbano, aunque no lograron capturar al jefe de la red. Además, durante dos años, desde 2004 hasta la víspera de la guerra, Hezbolá "convirtió" de manera exitosa a cierto número de civiles libaneses para que informaran a los oficiales de inteligencia israelíes acerca de la ubicación de los alijos militares más importantes de Hezbolá en el sur de Líbano. En un pequeño número de casos cruciales, los espías de alto rango de Hezbolá fueron capaces de suministrar información falsa acerca de la ubicación de los emplazamientos de sus milicias más importantes a Israel, con el resultado de que las carpetas que recogían los objetivos clave de Israel identificaban emplazamientos estratégicos que, de hecho, no existían.

Finalmente, la capacidad de Hezbolá para interceptar y "leer" las acciones de Israel tuvo un impacto decisivo en la siguiente fase de guerra sobre el terreno. Los espías de Hezbolá habían perfeccionado tanto su capacidad de captar señales de espías, que podían interceptar las comunicaciones por tierra israelíes entre los comandantes militares. Israel, que depende de un sistema altamente sofisticado de captación de frecuencias, que permite a sus comandantes comunicarse entre sí, subestimó la habilidad de Hezbolá para llegar a dominar la tecnología de la captación de señales. El resultado pudo tener un impacto crucial en los cálculos de Israel acerca de que únicamente la sorpresa podría facilitar la victoria a sus soldados.

Ahora es evidente que el sistema político israelí quedó "tocado" por el fallo de sus fuerzas armadas que no consiguieron ni la degradación de un número significativo de arsenales de Hezbolá ni la destrucción de la capacidad de mando de ésta.

Pero el sistema político israelí no ha hecho prácticamente nada para prepararse para lo peor: la primera reunión del gabinete de defensa israelí tras los secuestros del 12 de julio sólo duró tres horas. Y mientras Olmert y su gabinete de defensa solicitaban detalles al minuto acerca de los planes para los tres primeros días de ofensiva de las IDF, fallaron en la articulación de metas políticas claras para después del conflicto o en crear un borrador para una salida política estratégica en el caso de que la ofensiva fallara.

Olmert y su gabinete violaron el primer principio de la guerra: mostraron desprecio por su enemigo. Con todos los respetos, Olmert y su gabinete estaban cegados por una incuestionable seguridad en la eficacia de la disuasión israelí. Igual que el pueblo israelí, veían como un sacrilegio cualquier cuestionamiento de las capacidades del ejército israelí.

El fracaso de la inteligencia israelí durante el conflicto fue catastrófico. Significaba que, tras el fiasco de la campaña por aire para derrotar los recursos de Hezbolá en las primeras 72 horas de la guerra, la oportunidad de Israel para conseguir una victoria decisiva contra Hezbolá era cada vez más improbable.

"Israel perdió la guerra en los tres primeros días", explicaba un experto militar estadounidense. "Si tienes este tipo de sorpresa y tienes este tipo de poder armamentístico, deberías haber ganado. De otro modo, te queda guerra para un largo recorrido".

Los oficiales de alto rango de las IDF concluyeron que, dado el fracaso de la campaña por aire, sólo tenían una alternativa: invadir Líbano con tropas de tierra con la esperanza de derrotar la resistencia de Hezbolá.

Dayan
Star Member
Star Member

Ubicación : Argentina
Nacionalidad: :

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Dayan el Dom Oct 05, 2008 6:19 pm

PARTE 2: La guerra por tierra

La decisión de Israel de lanzar una guerra por tierra para lograr lo que su fuerza aérea no pudo conseguir, se desarrolló de forma vacilante y caótica. Mientras las unidades de las IDF llevaban a cabo incursiones en el sur de Líbano durante la segunda semana del conflicto, el mando militar israelí permaneció indeciso sobre cuándo y dónde –e incluso si- desplegar sus unidades terrestres.

En parte, la indecisión del ejército sobre cuándo, dónde y si desplegar sus unidades terrestres más importantes estaba en función de las posibilidades de la fuerza aérea para alcanzar la victoria. La IAF estuvo todo el tiempo declarando que tendría éxito desde el aire con sólo un día más, y después de éste, otro más. Esta indecisión se reflejó en la incertidumbre de los medios occidentales sobre cuándo se produciría una campaña terrestre o si, de hecho, se había producido ya.

Los altos oficiales israelíes continuaron diciendo a sus contactos en la prensa que el inicio de una ofensiva terrestre era un secreto tan celosamente guardado que ni ellos mismos lo sabían. Las vacilaciones también eran producto de la experiencia de las pequeñas unidades de las IDF que ya habían penetrado al otro lado de la frontera. Por lo menos desde el 18 de julio, las unidades especiales de las IDF que operaban en el sur del Líbano estaban informando a sus comandantes de que las unidades de Hezbolá estaban luchando con tenacidad para mantener sus posiciones en primera línea frente a Israel.

En ese momento, el Primer Ministro Ehud Olmert tomó una decisión política: desplegaría todo el potencial de las IDF para derrotar a Hezbolá al mismo tiempo que sus altos colaboradores daban a conocer la voluntad de Israel de aceptar un alto el fuego y el despliegue de una fuerza internacional. Olmert determinó que Israel no daría su brazo a torcer: aceptaría el despliegue de una fuerza de Naciones Unidas, pero sólo como último recurso.

En primer lugar decidió que Israel comunicaría que sí aceptaba fuerzas de la OTAN. El 21 de julio, de acuerdo con esta estrategia, llamaron a las fuerzas de reserva israelíes al frente. Ese llamamiento a filas por sorpresa (en principio, las IDF intentaban primero derrotar a Hezbolá por el aire, y después, si eso fallaba, usarían sus fuerzas regulares, pero sin llamar a filas a los reservistas) hizo que el despliegue inicial de los reservistas fuera apresurado y sin coordinación. (Es probable, repito, que Israel no pensara llamar a filas a sus reservistas durante el conflicto; de haberlo pensado los hubiera llamado mucho antes).

Además, la decisión de llamar a los reservistas cogió por sorpresa a los oficiales superiores de esas fuerzas, cuando normalmente son los primeros que conocen una llamada a filas. Ese llamamiento a la reserva se manejó de forma caótica, demorándose la "cola" de la reserva, el apoyo logístico, entre 24 y 48 horas tras el despliegue de esas fuerzas.

El llamamiento del 21 de julio fue un síntoma claro para los estrategas militares del Pentágono de que la guerra de Israel no iba bien. También ayuda a explicar por qué las tropas de reserva llegaron al frente sin el equipamiento necesario, sin un plan coherente de batalla y sin la munición necesaria para poder desenvolverse en combate. (Durante todo el conflicto, Israel se esforzó en proporcionar apoyo adecuado a sus fuerzas de reserva, pero los alimentos, la munición e incluso el suministro de agua llegaron a las unidades de 24 a 48 horas después de su aparición en las zonas asignadas para su despliegue en el norte).

Los observadores militares percibieron inmediatamente los efectos de esta situación: "las tropas israelíes parece que no están preparadas, actúan de forma chapucera y desmoralizada", indicó un ex alto comandante, "ésa no es la exultante IDF que vimos en guerras anteriores".

Dayan
Star Member
Star Member

Ubicación : Argentina
Nacionalidad: :

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Dayan el Dom Oct 05, 2008 6:21 pm

En concordancia con la estratagema política de Olmert, el objetivo de las IDF de destruir totalmente a Hezbolá iba mermando considerablemente. "Hay un espacio entre nuestros objetivos militares y nuestros objetivos políticos", dijo el General-Brigadier Ido Nehushtan, miembro del estado mayor de Israel, al día siguiente del llamamiento a los reservistas. "El objetivo no es necesariamente eliminar todos los cohetes de Hezbolá. Lo que tenemos que hacer es desbaratar la lógica militar de Hezbolá. Diría que esa meta no es cuestión de días".

Este fue un modo decididamente extraño de presentar una estrategia militar, de dirigir una guerra para "desbaratar la lógica militar" del enemigo. La declaración de Nehushtan fue un jarro de agua fría sobre los comandantes de las IDF terrestres, que se empezaron a preguntar cuáles eran exactamente las metas de la guerra. Pero otros comandantes de las IDF seguían siendo optimistas –aunque la IAF había fracasado a la hora de cortar los ataques con cohetes de Hezbolá sobre las ciudades israelíes-, al haberse disparado menos cohetes hacia Israel desde el 19 al 21 de julio que en cualquier otro momento (muy pocos el 19 de julio, alrededor de unos 40 el día 20 y 50 el día 22).

El 22 de julio marca también el primer momento en que EEUU respondió militarmente al conflicto. A última hora del 21 de julio, la Casa Blanca recibió una petición de Olmert y de las IDF para que les suministrara gran cantidad de munición guiada de precisión, otro indicador de que la IAF había fracasado en su misión de degradar los recursos militares de Hezbolá de manera significativa durante las etapas iniciales de la guerra.

La petición se aprobó con rapidez y el 22 de julio por la mañana se empezaron a enviar municiones a Israel. Los altos funcionarios del Pentágono estaban consternados por el envío, ya que significaba que Israel había gastado la mayor parte de sus municiones durante los primeros diez días de guerra: una previsión enorme de gasto que sugería que Israel había abandonado el bombardeo táctico de las posiciones de Hezbolá y se preparaba para una embestida violenta contra lo que quedaba de la infraestructura de Líbano, una estrategia que no había funcionado durante la II Guerra Mundial, cuando los Estados Unidos y Gran Bretaña destruyeron los 66 centros de población más importantes de Alemania sin producir ningún efecto perceptible sobre las capacidades militares o la moral alemanas.

Pero hubo pocas quejas por parte del Pentágono, aunque un alto funcionario en activo observó que el despliegue de munición estadounidense hacia Israel recordaba una petición similar formulada en 1973 por Israel en el apogeo de la Guerra del Yom Kippur, "esto sólo puede significar una cosa", dijo ese funcionario en ese momento, "estamos contra las cuerdas".

A pesar de sus profundos recelos sobre la respuesta israelí (los recelos, aunque acallados, eran profundos e importantes y se extendieron hasta los estratos más altos de la Fuerza Aérea de EEUU), los altos oficiales militares estadounidenses se reservaron sus puntos de vista. Y por buenas razones: las críticas a Israel por pedir envíos de armas durante la guerra de 1973 provocaron la dimisión del entonces Jefe de la Junta de Estados Mayores (JCS, en sus siglas en inglés), el General George Brown. Brown se enfureció al ver que las armas y munición estadounidenses se enviaban a Israel mientras sus comandantes en Vietnam estaban protestando por la carencia de suministros en su guerra en el sureste Asiático.

El actual presidente de la JCS, Peter Pace, que permaneció notablemente silencioso durante la guerra entre Israel y Hezbolá, sabía historia, por lo tanto, se cuadró, saludó y se mantuvo callado. Pero la JCS y los altos comandantes militares no eran los únicos oficiales estadounidenses que estaban preocupados por la actuación de Israel. Aunque las nuevas municiones estadounidenses seguían su camino hacia Israel (vía Prestwick, Escocia), los funcionarios de la inteligencia hacían evaluaciones iniciales sobre los primeros días de guerra, incluyendo una indicación de que, a pesar de la sostenida ofensiva aérea israelí, Al-Manar seguía emitiendo en Beirut, aunque la IAF había destruido las frecuencias de emisión de otras cadenas importantes de Líbano. (Esto siguió siendo así durante toda la guerra, Al-Manar no dejó de emitir en ningún momento). ¿Cómo podía ser eficaz la campaña aérea israelí si no pudieron siquiera impedir las transmisiones de una cadena de televisión?

Se entendió que la llamada a filas de los reservistas de Israel suponía el refuerzo de las tropas que ya luchaban en el sur de Líbano y sumaría potencial para el asalto por tierra. El 22 de julio, las unidades de Hezbolá de la Brigada Nasr combatieron calle por calle contra las IDF en Maroun al-Ras. Aunque las IDF declararon al finalizar el día que habían tomado la ciudad, no fue así. La lucha había sido sangrienta, pero no desalojaron a los combatientes de Hezbolá. Muchos de los soldados de la Brigada Nasr habían pasado muchos días esperando el asalto israelí y, debido a la capacidad de Hezbolá para interceptar las comunicaciones militares de las IDF, los soldados israelíes chocaron contra unidades que estaban bien pertrechadas.

Los destacamentos de las IDF fracasaron continuamente al atacar los flancos de los defensores, encontrando contragolpes en el oeste de la ciudad. Equipos especiales de cazadores de asesinos, compuestos por tres hombres, de la Brigada Nasr destruyeron varios vehículos blindados israelíes durante el combate con misiles ligeros artificiales antitanques. "Sabíamos que iban a hacer eso", dijo en aquel tiempo Ilay Talmor, un agotado segundo teniente israelí. "Este es un territorio que saben que les pertenece. Haríamos lo mismo si alguien viniera a nuestro país".

Mientras las IDF continuaban insistiendo en que sus incursiones eran "de alcance limitado", a pesar del llamamiento a miles de reservistas, los batallones de las IDF empezaron a formarse al sur de la frontera. "No estamos haciendo preparativos para una invasión de Líbano", dijo Avi Pazner, un portavoz gubernamental de alto rango. Las IDF denominaron entonces a Maroun al-Ras su "primera avanzada" en el sur del Líbano. "Una combinación de ataques de la fuerza aérea, la artillería y la fuerza terrestre dejarán noqueado a Hezbolá sin tener que llegar al extremo de tener que invadir y ocupar", dijo Pazner.

Dayan
Star Member
Star Member

Ubicación : Argentina
Nacionalidad: :

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Dayan el Dom Oct 05, 2008 6:23 pm

Mientras las IDF continuaban insistiendo en que sus incursiones eran "de alcance limitado", a pesar del llamamiento a miles de reservistas, los batallones de las IDF empezaron a formarse al sur de la frontera. "No estamos haciendo preparativos para una invasión de Líbano", dijo Avi Pazner, un portavoz gubernamental de alto rango. Las IDF denominaron entonces a Maroun al-Ras su "primera avanzada" en el sur del Líbano. "Una combinación de ataques de la fuerza aérea, la artillería y la fuerza terrestre dejarán noqueado a Hezbolá sin tener que llegar al extremo de tener que invadir y ocupar", dijo Pazner.

Se estableció así la diferencia entre "echar" a una fuerza e invadir y ocupar una ciudad, otra clara señal para los expertos militares de EEUU de que las IDF podían entrar en una ciudad pero no podían ocuparla. Un oficial estadounidense experto en historia militar comparó las incursiones de las IDF por el sur de Líbano con el sangriento ataque de Robert E Lee contra las posiciones de la Unión en Gettysburg, Pensilvania, durante la Guerra Civil Estadounidense. "Oh, puedo llegar hasta allí, ¡genial!", dijo el teniente Lee durante aquella guerra, "el problema es mantenerme".

Los informes de los comandantes de Hezbolá posteriores a los combates confirman ahora que las tropas de las IDF nunca se aseguraron completamente la zona fronteriza y tampoco llegaron a tomar completamente Maroun al-Ras. Hezbolá ni siquiera sintió la necesidad de llamar a sus reservistas, como había hecho Israel. "Sólo una brigada de 3.000 soldados de Hezbolá fue la que luchó durante toda la guerra", dijo un experto militar en la región. "La Brigada Nasr combatió durante toda la guerra. Hezbolá nunca tuvo la necesidad de reforzarla".

Los informes desde Líbano ratifican este punto. Los comandantes de Hezbolá encontraron, con gran sorpresa, que las tropas israelíes estaban escasamente organizadas y disciplinadas. La única unidad israelí que alcanzó niveles adecuados fue la Brigada Golani, según los observadores libaneses. Las IDF constituían "un surtido variopinto", refirió un oficial con profundo conocimiento de la jerga estadounidense, "pero eso es lo que sucede cuando has pasado cuatro décadas disparando balas de goma contra mujeres y niños en Cisjordania y Gaza."

Los comandantes de las IDF se sentían también perturbados por la actuación de sus tropas, que mostraban signos de falta de disciplina incluso entre los soldados regulares mejor entrenados. Los reservistas funcionaron aún peor y los comandantes de las IDF dudaban si lanzarlos a la batalla.

El 25 de julio estaba en pleno apogeo la estrategia de Olmert de retroceder desde el objetivo declarado al principio de destruir a Hezbolá. El Ministro de Defensa israelí Amir Peretz fue el portador de esas corrientes, diciendo que el objetivo actual de Israel era crear una "zona de seguridad" en el sur de Líbano y acompañó sus palabras de una amenaza: "si no hay una fuerza internacional que entre para controlar las fronteras, continuaremos dirigiendo nuestra artillería hacia todo el que se acerque a la delimitada zona de seguridad y sabrán que se les puede alcanzar".

Irse muy de repente era una afirmación de que Israel destruiría a Hezbolá; irse era también una afirmación de que sólo la OTAN sería aceptada como unidad de paz en la frontera. El 25 de julio, Israel también informó de que Abu Yafar, un comandante del "sector central" de Hezbolá en la frontera libanesa, había muerto "en un intercambio de fuego" con las tropas israelíes cerca del pueblo fronterizo de Maroun al-Ras, que todavía no había sido tomado. La noticia no era verdad. Abu Yafar hizo comentarios públicos una vez terminada la guerra.

Posteriormente, el 25 de julio, durante la visita de la Secretaria de Estado de EEUU Condoleezza Rice a Jerusalén, los militares israelíes siguieron luchando en Bint Jbeil, llamándola la "capital del terrorismo de Hezbolá". La lucha por Bint Jbeil duró nueve días, pero siguió en manos de Hezbolá hasta el fin del conflicto. Para entonces, la ciudad estaba destruida aunque los combatientes de Hezbolá sobrevivieron a los repetidos bombardeos aéreos y de artillería, retirándose a sus búnker durante los peores momentos de la campaña y reapareciendo sólo cuando, en operaciones posteriores, las tropas de las IDF intentaban hacerse con la ciudad.

Las tácticas de Hezbolá recordaban a las seguidas por el ejército norvietnamita durante los días iniciales del conflicto de Vietnam, cuando los comandantes norvietnamitas decían a sus tropas que necesitaban "aguantar las bombas" y después luchar contra los estadounidenses mediante acciones de pequeñas unidades. "Debéis agarrarlos por las hebillas de sus cinturones", dijo un comandante vietnamita para describir esas tácticas.

El 24 de julio, dando otra señal de su inminente fracaso en Líbano, Israel lanzó los primeros miles de bombas de racimo contra lo que denominó "emplazamientos de Hezbolá" en el sur de Líbano. Las bombas de racimo son una eficaz, aunque indecente, arma de combate y aquellas naciones que las usan, incluido cada miembro individual de la OTAN (así como Rusia y China), han rechazado constantemente suscribir un acuerdo internacional que prohibe su uso.

Sin embargo, las naciones-estado más responsables que las usan "duplican los fusibles" de sus municiones para reducir la proporción de fallos de las "bombas pequeñas" una vez que han sido lanzadas. Durante la administración del presidente Bill Clinton, el secretario de defensa William Cohen estuvo de acuerdo con la doble fusión de las bombas de racimo estadounidenses y con retirar paulatinamente de las reservas de EEUU las municiones con "alta tasa de fallos", intentándose reducir la proporción de fallos de estas municiones del 14% (algunos estiman que es más alta) a menos del 3% (aunque algunos estiman que es más baja).

Aunque aún no están completas las investigaciones sobre el uso por Israel de esta munición, en la actualidad parece claro que las IDF lanzaron munición de fusión única. Informes recientes de la prensa israelí indican que los oficiales de artillería alfombraron docenas de pueblos libaneses de bombas pequeñas, de la forma más cercana que uno pueda imaginar a la definición de uso "indiscriminado" del potencial armamentístico.

La munición israelí bien pueden haberse adquirido de reservas desfasadas de EEUU que no tenían doble fusión, haciendo así cómplices a los EEUU de los objetivos indiscriminados. Tal conclusión parece encajar con la secuencia del reabastecimiento de munición a Israel del 22 de julio. Las IDF pueden haber sido capaces de descargar estas municiones y desplegarlas con la rapidez suficiente como para haber creado la catástrofe de munición de racimo que todavía asola a Líbano y que empezó el 24 de julio.

El 26 de julio, los oficiales de las IDF admitieron que las 24 horas anteriores a su lucha en Bint Jbail fue "el día más duro de los combates en el sur de Líbano". Tras fracasar por la mañana en la tentativa de arrebatarle la ciudad a Hezbolá, los comandantes de las IDF decidieron enviar a su Brigada de elite Golani. Por la tarde murieron 9 soldados de la Brigada Golani en dos horas y 22 resultaron heridos. A última hora de la tarde, las IDF desplegaron a su Brigada de Paracaidistas de elite hasta Maroun al-Ras, donde desde hacía tres días se combatía contra integrantes de la Brigada Nasr.

El 27 de julio, en respuesta al fracaso de sus unidades a la hora de tomar esas ciudades, el gobierno israelí acordó llamar a tres divisiones más de reservistas, en total 15.000 soldados. Sin embargo, el 28 de julio, el serio fracaso de la IAF en sus intentos de detener los ataques con cohetes de Hezbolá ya era incontestable. Ese día, Hezbolá lanzó un nuevo cohete, el Jaibar-1, que cayó sobre Afula.

El 28 de julio, la gravedad de los fallos de la inteligencia de Israel llegó a conocimiento del público israelí. Ese día los oficiales del Mossad filtraron la información de que, en su opinión, Hezbolá no había sufrido una reducción importante en sus capacidades militares y que la organización podría seguir en el conflicto durante varios meses más. Las IDF no estuvieron de acuerdo, declarando que Hezbolá había sufrido graves daños. Estaban apareciendo las primeras grietas en la comunidad de la inteligencia israelí.

Algunos expertos de EEUU también empezaron a cuestionar la estrategia y capacidad de Israel. La conservadora Brookings Institution publicó un comentario de Philip H Gordon (que culpó a Hezbolá por la crisis) aconsejando: "La cuestión no es si Hezbolá es responsable de esta crisis –que lo es- o si Israel tiene derecho a defenderse –que lo tiene- sino si esta estrategia particular (con una campaña aérea sostenida) funcionará. No funcionará. No conseguirá disminuir la potencia de Hezbolá, porque sencillamente es imposible eliminar mediante una campaña aérea miles de cohetes pequeños, móviles, ocultos y que se pueden reabastecer fácilmente".

El comentario de Gordan reflejaba los puntos de vista de un número cada vez mayor de oficiales militares que se precipitaban a quitar el polvo de sus propios planes aéreos en el caso de una orden de la Casa Blanca señalando como objetivos las zonas nucleares iraníes. "Hay una percepción general equivocada de que la Fuerza Aérea [de EEUU] se entusiasmó con la guerra israelí contra Líbano", nos dijo un experto en Oriente Próximo en contacto con altos funcionarios del Pentágono. "Estaban horrorizados. Conocen bien los límites de su poder y saben hasta dónde se puede llegar".

"Les parecía [a los oficiales de la Fuerza Aérea de EEUU] que Israel había desperdiciado el manual en Líbano. No fueron quirúrgicos, no fueron precisos y, ciertamente, no fueron elegantes. No puedes cubrir un país de hierro y confiar en ganar."

Las frías y duras cifras de la guerra pusieron de relieve la falacia de las campañas aérea y terrestre israelíes. Antes del conflicto, Hezbolá guardaba en arsenales secretos más de 18.000 cohetes. Esos sitios fueron reforzados contra los ataques israelíes y salieron indemnes de la campaña aérea. Los oficiales de Hezbolá calcularon que desde el momento en que disparaban sus cohetes hasta que la IAF podía identificar y desplegar combatientes para sacar sus cohetes móviles pasaban 90 segundos. A través de años de diligente entrenamiento, los equipos que manejaban los cohetes de Hezbolá habían aprendido a desplegar, disparar y camuflar con seguridad sus lanzaderas móviles en menos de 60 segundos, con el resultado de que los aviones y helicópteros de la IAF (que Israel tiene en cifras mucho menores de las que alardea) no podían parar el fuego continuo de cohetes hacia Israel ("Israel está a una distancia de unos tres helicópteros de un desastre total", comentó un oficial militar estadounidense).

Hezbolá disparó unos 4.000 cohetes hacia Israel (una cifra más precisa, aunque insegura, indica que dispararon unos 4.180 cohetes), reduciendo sus reservas a 14.000 cohetes, suficientes para poder proseguir guerra durante, al menos, tres meses más.

Por otra parte, y lo que es más importante, los combatientes de Hezbolá demostraron que eran entregados y disciplinados. Utilizando medios de inteligencia para detectar las penetraciones de la infantería israelí, demostraron ser tan buenos como los de las mejores unidades de combate israelíes. En algunos casos, las unidades israelíes fueron derrotadas en el campo de batalla, en otros, obligadas a repentinas retiradas o forzadas a confiar en la cobertura aérea para que sus elementos no fueran atrapados. El 9 de agosto, hacia el final de la guerra, las IDF anunciaron que habían muerto 15 de sus reservistas y 40 habían resultado heridos en los combates en los pueblos de Marjayoun, Jiam y Kila, una proporción de bajas sorprendente para un pedazo marginal de territorio.

La fuerte defensa de Hezbolá se cobró también su factura en los blindados israelíes. Cuando Israel accedió finalmente a llegar a un alto el fuego y empezó a retirarse de la zona fronteriza, se dejó atrás más de 40 vehículos blindados, casi todos ellos destruidos por los misiles antitanques AT-3 "Sagger", que fueron expertamente desplegados (Sagger es el nombre que la OTAN aplica al vehículo fabricado por Rusia, de manejo manual, guiado por cable, que es la segunda generación de los Malyutka 9M14 o "Little Baby").

Con un alcance de 3 kilómetros, los Sagger probaron ser enormemente certeros al impactar contra los tanques israelíes, un hecho que los comandantes de los blindados israelíes debían haber previsto, sobre todo porque los misiles Sagger desplegados por Hezbolá son la versión antigua (desarrollada y desplegada en 1973) de otra más moderna que se puede ocultar y desplegar más fácilmente y tienen un cabezal más grande. Si las IDF no pudieron proteger sus blindados contra la versión de "segunda generación" de los de 1973, sus comandantes deben de estar preguntándose como podrían protegerse contra un modelo más moderno, más sofisticado y más mortífero.

Antes de que se pusiera en práctica el alto el fuego, el establishment político israelí decidió lanzar a los paracaidistas israelíes en zonas clave a lo largo del Río Litani. La decisión se tomó, aparentemente, para convencer a la comunidad internacional de las normas de actuación para que una fuerza de Naciones Unidas se extendiera desde el sur del Litani. Una petición así no podía hacerse a menos que Israel afirmara de forma creíble que había evacuado esa zona del Líbano hasta el Litani.

Para conseguir ese objetivo, transportó a bastante fuerza aérea a zonas clave justo al sur del Litani. La decisión podía muy bien haber llevado al desastre. La mayoría de las fuerzas israelíes transportadas a esos sitios se vieron inmediatamente rodeadas por unidades de Hezbolá y podían haber sido destrozadas, con lo que el alto el fuego no habría surtido efecto. La decisión política enfureció a los oficiales retirados de las IDF, uno de los cuales acusó a Olmert de "despistar al ejército", utilizando a los militares para objetivos de relaciones públicas.

Quizá el signo más contundente del fracaso militar israelí se deduzca al contar los muertos y heridos. Israel afirma ahora que mató entre 400 y 500 combatientes de Hezbolá y que sus bajas eran significativamente menores. Pero un recuento más preciso muestra que las bajas israelíes y las de Hezbolá fueron casi iguales. Para los chiíes (y para Hezbolá) resulta imposible permitir un enterramiento de sus mártires que no sea honorable, por eso en esta ocasión es una mera cuestión de contar funerales. Se celebraron menos de 180 funerales para los combatientes de Hezbolá –casi igual al número de muertos del lado israelí-. Ese número puede revisarse al alza: la información más reciente con la que contamos, procedente de Líbano, nos dice que el número de funerales por los mártires chiíes en el sur puede ser ahora exactamente de 184.

Pero, de cualquier manera, ya sea en cohetes, vehículos blindados o cifras de muertos o heridos, la lucha de Hezbolá contra Israel se puede valorar como una victoria decisiva política y militar. Aunque hubiera sido de otra forma, y está claro que no fue así, el impacto total de la guerra de Israel contra Hezbolá durante el período de 34 días a lo largo de julio y agosto ha causado un terremoto político en la región.

La derrota militar de Israel por Hezbolá ha sido decisiva, pero la derrota política de Estados Unidos -que de forma incuestionable se alineó con Israel durante el conflicto y rechazó intervenir para ponerle fin- ha resultado catastrófica y tendrá un impacto duradero sobre el prestigio estadounidense en la región.

Dayan
Star Member
Star Member

Ubicación : Argentina
Nacionalidad: :

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Dayan el Dom Oct 05, 2008 6:31 pm

PARTE 3: La guerra política

Con motivo del conflicto Israel-Hezbolá, en Egipto se realizó un sondeo público transversal con su ciudadanía dándoles a elegir entre los dos dirigentes políticos que más admiraban. Un número abrumador de egipcios eligió a Hassan Nasralá. Y en segundo lugar al presidente iraní Mahmud Ahmadineyad.

El resultado del sondeo suponía no sólo un claro rechazo al presidente egipcio Hosni Mubarak, que había dado a conocer sus puntos de vista en contra de Hezbolá al comienzo del conflicto, sino también de los dirigentes sunníes, incluyendo al Rey saudí Abdulá y al Rey jordano Abdulá II, que criticaron al grupo chií en un intento confesado de que el mundo sunní dejara de apoyar a Irán.

"Al finalizar la guerra, esos tipos se tiraban de los pelos", dijo un diplomático estadounidense a finales de agosto desde la región. "¿A qué no han oído hablar mucho de ellos en los últimos tiempos?"

Mubarak y los dos Abdulás no son los únicos que se tiran de los pelos por el colofón del conflicto: la política exterior de EEUU en la región, incluso a la luz de su cada vez más desesperado despliegue en Iraq, es un desastre total. "Eso significa que todas las puertas se nos cierran, en El Cairo, Ammán, Arabia Saudí", afirmó otro diplomático. "Nos han reducido los contactos. Nadie nos quiere ver. Cuando llamamos por teléfono, nadie contesta".

Como talismán de ese colapso puede observarse el itinerario de la secretaria de estado estadounidense Condoleezza Rice, cuya incapacidad para persuadir al presidente George W Bush para que detuviera los combates y sus referencias al conflicto como que marcaba "las contracciones del nacimiento" de un nuevo Oriente Próximo, destruyeron en efecto su credibilidad.

EEUU ha dejado claro que intentará recuperar su posición apoyando un plan de paz israelo-palestino que anunciará, pero el continuo estrangulamiento que llevan a cabo contra el gobierno democráticamente constituido de la Autoridad Palestina, ha transformado esa promesa en un programa político que nace muerto. Y eso se ve ya nítidamente. En medio de la guerra, un funcionario europeo en El Cairo dijo lo siguiente sobre las emociones que enturbiaban el entorno político egipcio: "Los dirigentes egipcios bajan por una acera de la calle y el pueblo egipcio baja por la otra".

El catastrófico fracaso de las armas israelíes ha mantenido la reivindicación iraní de ser los líderes del mundo musulmán en varias áreas importantes:

Primera, la victoria de Hezbolá ha demostrado que Israel –y cualquier fuerza militar occidental moderna y tecnológicamente sofisticada- puede ser derrotado en combate abierto si se emplean las tácticas militares adecuadas y se sostienen durante un período prolongado. Hezbolá ha proporcionado el modelo para derrotar a un ejército moderno. Las tácticas son sencillas: aguantar la primera oleada de campaña aérea occidental, luego desplegar fuerzas que sepan manejar bien una serie de cohetes dirigidos contra objetivos clave del enemigo, -militares y económicos-, después aguantar una segunda campaña aérea más fuerte y, a continuación, prolongar el conflicto durante un período extenso. En algún momento, como ocurrió en el caso del ataque de Israel contra Hezbolá, el enemigo se verá obligado a movilizar tropas terrestres para conseguir lo que sus fuerzas aéreas no pudieron. Es en esta última y crítica fase, cuando una fuerza entregada, bien entrenada y bien dirigida puede infligir un daño enorme a un sistema militar moderno y derrotarlo.

Segunda, la victoria de Hezbolá ha demostrado a la gente del mundo musulmán que la estrategia utilizada por los gobernantes árabes y musulmanes aliados de Occidente –una política de satisfacer los intereses estadounidenses con la esperanza de obtener recompensas políticas sustantivas (reconocimiento de los derechos palestinos, asignación justa de precios a los recursos de Oriente Próximo, no interferencia en las estructuras políticas de la región y elecciones abiertas, libres y justas)- puede que ya no funcione y no funcionará. La victoria de Hezbolá proporciona otro modelo diferente, el de hacer añicos la hegemonía estadounidense y destruir su peso en la región. De los dos sucesos más recientes que han tenido lugar en Oriente Próximo, la invasión de Iraq y la victoria de Hezbolá sobre Israel, el segundo es con mucho el más importante. Incluso otros grupos que están en contra de Hezbolá, incluidos los que están asociados con movimientos sunníes de resistencia que consideran como apostatas a los chiíes, se han mostrado humildes.

Tercera, la victoria de Hezbolá ha tenido un impacto destructor sobre los aliados de EEUU en la región. Una vez acabada la guerra a mediados de agosto, los oficiales israelíes de inteligencia calcularon que Hezbolá podría haber proseguido con los combates durante más de tres meses. Los cálculos de Hezbolá habían coincidido con los hallazgos israelíes, sin embargo hay que advertir que ni Hezbolá ni el liderazgo iraní podían predecir qué hacer tras una victoria de Hezbolá. Mientras los servicios de inteligencia jordanos impidieron cualquier manifestación a favor de Hezbolá, los de Egipto luchaban por controlar la cada vez mayor indignación pública por el bombardeo israelí de Líbano.

El apoyo abierto a Hezbolá de todo el mundo árabe (incluyendo, extrañamente, el despliegue de retratos de su líder Hassan Nasralá en medio de las celebraciones cristianas) ha puesto en guardia a los gobernantes árabes que están más cercanos a EEUU: otra erosión en su estatus podría hacer que perdieran el control de sus propias naciones. Parece probable que como consecuencia de todo ello, Mubarak y los dos Abdulás no están muy dispuestos a apoyar cualquier programa estadounidense que pida presiones militares, políticas o económicas sobre Irán. Una futura guerra –una posible campaña militar de EEUU contra las instalaciones nucleares iraníes- podría no derrocar al gobierno de Teherán, en cambio, podría derrocar a los gobiernos de Egipto, Jordania y quizá Arabia Saudí.

Dayan
Star Member
Star Member

Ubicación : Argentina
Nacionalidad: :

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Dayan el Dom Oct 05, 2008 6:32 pm

Hacia el final de la guerra, en un momento clave de la confrontación Israel-Hezbolá, los líderes de partidos islámicos de una serie de países se preguntaron si podrían continuar controlando sus movimientos o si, como se temían, la acción política pasaría a manos de los revolucionarios y capitanes de la calle. La idea singular, ahora común en los círculos de inteligencia de EEUU, es que era Israel (y no Hezbolá) quien, el 12 de agosto, buscaba una forma de salir del conflicto.

Cuarta, la victoria de Hezbolá ha debilitado peligrosamente al gobierno israelí. En 1973, el primer ministro de Israel Menachem Begin, al perder Israel su última guerra, decidió aceptar una propuesta de paz del presidente egipcio Anwar Sadat. El avance fue de hecho bastante modesto, ya que ambas partes eran aliadas de EEUU. Ningún avance de ese tipo tendrá lugar como consecuencia de la guerra Israel-Hezbolá.

Israel cree que ha perdido sus capacidades de disuasión y que debe recuperarlas. Algunos funcionarios israelíes en Washington confirman ahora que no es una cuestión de "si" Israel irá de nuevo a la guerra sino de "cuándo". Todavía es difícil determinar cuándo puede hacer algo así. Para luchar y ganar contra Hezbolá, Israel necesitará entrenar y recuperar su ejército. Igual que EEUU tras la debacle de Vietnam, Israel tendrá que reestructurar su mando militar y reconstruir sus activos de inteligencia. Eso le llevará años, no meses.

En futuras operaciones, puede que Israel opte por el despliegue de armas incluso más potentes contra objetivos aún mayores. Considerando su actuación en Líbano, esos usos de armas más potentes podrían significar una respuesta todavía más dura. Esto no es imposible. Un ataque estadounidense sobre instalaciones nucleares es probable que se responda con un ataque de misiles iraníes sobre instalaciones nucleares israelíes –y sobre centros de población israelíes-. Nadie puede predecir cómo reaccionará Israel ante un ataque así pero está claro que (teniendo en cuenta la posición de Bush en el reciente conflicto) EEUU no haría nada para detenerlo. La "casa de cristal" de la región del Golfo Pérsico, convertida en blanco de los misiles iraníes, seguramente se vendría abajo estrepitosamente.

Quinta, la victoria de Hezbolá significa el fin de cualquier esperanza de solución del conflicto israelo-palestino, al menos a corto y medio plazo. Incluso las figuras políticas israelíes consideradas normalmente "progresistas" verían socavada su posición política con llamamientos estridentes de más fuerza, más tropas y más bombas. En encuentros privados con sus aliados políticos, el presidente palestino Mahmoud Abbas, castigó a quienes aplaudieron la victoria de Hezbolá, llamándoles "seguidores de Hamás" y "enemigos de Israel". Abbas está en una posición mucho más delicada: el apoyo de su pueblo hacia Hamás sigue en pie, como también su servil [de Abbas] acuerdo con George W Bush, quien le dijo en los encuentros colaterales del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que pusiera fin a todos los intentos de formar un gobierno de unidad con sus conciudadanos.

Sexta, la victoria de Hezbolá ha tenido la muy desgraciada consecuencia de cegar al liderazgo político israelí frente las realidades de su posición geoestratégica. En medio de la guerra contra Líbano, el primer ministro israelí Ehud Olmert adoptó el lenguaje de Bush sobre la "guerra contra el terrorismo", recordando a su ciudadanía que Hezbolá era parte "del eje del mal". Bush había reforzado esos comentarios durante su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas, en el que mencionó en cinco ocasiones tanto a al Qaeda como a Hezbolá y a Hamás. EEUU e Israel han metido ahora en el mismo saco a los grupos islamistas que desean participar en los procesos políticos de sus propias naciones y a los takfiris y salafistas
[*], que son partidarios de incendiar toda la región.

Ahora Israel no puede contar ni con sus seguidores estadounidenses más firmes, esa red de neocon para los que Israel es una isla de estabilidad y democracia en la región. La desaprobación de esos neocon por la actuación de Israel es casi palpable. Con amigos como esos, ¿quién necesita enemigos? Es decir, el conflicto israelí en Líbano ha reflejado con precisión a los expertos que han valorado el conflicto Israel-Hezbolá como una guerra de poder. Nuestro colega Jeff Aronson señalaba que "si fuera por EEUU, Israel estaría todavía combatiendo", y añadió: "EEUU luchará en la guerra contra el terrorismo hasta la última gota de sangre israelí".

La continua debilidad del liderazgo político israelí y el hecho de que se niegue a reconocer la profundidad de su derrota es una realidad muy preocupante para EEUU y para todas las naciones árabes. Israel había probado que, en épocas de crisis, podía conformar una estrategia diplomática creativa y maniobrar hábilmente para recuperar su posición. Había probado también que tras una derrota militar era capaz de una autocrítica honesta y transparente. La fortaleza de Israel ha estado siempre en su capacidad para el debate público, aunque ese debate cuestionara su sacrosanta institución, "las Fuerzas Armadas Israelíes". En momentos clave de la historia de Israel, la derrota ha llevado a la reflexión y no, tal como parece ahora probable, a una escalada de la ofensiva militar contra Hamás –la oveja negra de Oriente Próximo- para demostrar todo lo duro que puede ser.

"El hecho de que Oriente Próximo se haya radicalizado por la victoria de Hezbolá supone un buen ejemplo para continuar matándolos", dijo recientemente un oficial israelí. Ese camino llevará al desastre. A la vista de la incapacidad estadounidense para activar las palancas de cambio en Oriente Próximo, hay esperanza entre algunos en Washington de que Olmert muestre el coraje político para empezar el largo proceso de encontrar la paz. Ese proceso será penoso, implicará largas y difíciles discusiones y puede que signifique una ruptura con el programa estadounidense para la región. Pero EEUU no vive en la región e Israel sí. Aunque sea penoso guiar un diálogo político con sus vecinos, se probará que es menos penoso que perder una guerra en Líbano.

Séptima, la posición de Hezbolá en Líbano se ha visto enormemente fortalecida, como también la posición de su aliado más importante. En el cenit del conflicto, muchos cristianos libaneses acogieron a los refugiados de Hezbolá en sus casas. El líder cristiano Michel Aoun apoyó abiertamente la lucha de Hezbolá. Un dirigente de Hezbolá dijo: "No olvidaremos nunca lo que ese hombre hizo por nosotros, nunca, durante toda una generación". La posición de Aoun fue aplaudida entre los chiíes y su propia posición política se ha visto así reafirmada.

Por otra parte, el liderazgo sunní se ha visto fatalmente minado por su incierta postura y las ausencias de su patrón ante su propia comunidad. En la primera semana de la guerra, las acciones de Hezbolá fueron acogidas con amplio escepticismo entre la población sunní. Al final de la guerra, su apoyo era sólido y se extendía por todas las divisiones sectarias y políticas de Líbano. El liderazgo sunní tiene ahora una opción: puede formar un gobierno de unidad con nuevos dirigentes que creen un gobierno más representativo o puede aguantar hasta las elecciones. No se necesita mucha inteligencia para saber qué opción tomará Saad Hariri, el dirigente de la mayoría en el parlamento libanés.

Octava, la posición de Irán en Iraq se ha visto bastante reforzada. En medio del conflicto de Líbano, el secretario de defensa de EEUU Donald Rumsfeld manifestó en privado su preocupación porque la ofensiva israelí tuviera consecuencias funestas para el ejército estadounidense en Iraq, que se enfrenta con la hostilidad creciente de los dirigentes políticos y población chiíes. La declaración de Rice sobre que las manifestaciones a favor de Hezbolá que tuvieron lugar en Bagdad estuvieron planeadas por Teherán, reveló su ignorancia de los hechos políticos más esenciales de la región. Los secretarios de estado y defensa estadounidenses sencilla e inexplicablemente ignoraban que los Sadrs de Bagdad mantuvieran alguna relación con los Sadrs de Líbano. Que el primer ministro iraquí Nuri al-Maliki no castigara a Hezbolá y que se alineara con Israel durante el conflicto –y en medio de una visita oficial a Washington- fue considerado escandaloso por el establishment político en Washington, aunque el "Hezbolá de Iraq" sea uno de los partidos presentes en el actual gobierno de coalición iraquí.

Hemos dicho que ni el Pentágono ni el Departamento del Estado entendieron cómo la guerra de Líbano podía afectar a la posición estadounidense en Iraq porque ni el Pentágono ni el Departamento de Estado pidieron un informe sobre el asunto a sus servicios de inteligencia. EEUU gasta cada año miles de millones de dólares en sus actividades de recogida y análisis de inteligencia. Dinero tirado a la basura.

Novena, la posición de Siria ha salido fortalecida y el programa franco-estadounidense para Líbano ha fracasado. No hay perspectivas de que Líbano forme un gobierno que sea servilmente proestadounidense o antisirio. Que el presidente sirio Bashar al-Assad pudiera sugerir, como consecuencia de la guerra, un acuerdo político con Israel muestra su fuerza, no su debilidad. Que pudiera sacar las conclusiones correctas del conflicto y creyera que también podía oponerse con éxito a Israel también es posible.

Pero además de estas posibilidades, la historia reciente muestra que esos miles de estudiantes y patriotas libaneses que protestaban, tras la muerte de Rafiq Hariri, por las implicaciones de Siria en el Líbano, encontraron irónico que tuvieran que refugiarse de los bombardeos israelíes en ciudades de tiendas de campaña montadas por el gobierno sirio. Rice tiene razón en una cosa: la voluntad de Siria de proporcionar cobijo a los refugiados libaneses fue un mero acto de cinismo político, al que EEUU parece incapaz de contestar. Siria confía ahora en su posición política. En la etapa anterior, esa confianza permitió que Israel conformara una apertura política hacia el más intransigente de sus enemigos políticos.

Décima, y quizás la más importante, está claro ahora que un ataque estadounidense sobre las instalaciones nucleares iraníes va a encontrar muy pocos apoyos en el mundo musulmán. Se podría encontrar también con una respuesta política que colapse los últimos vestigios del poder político de EEUU en la región. Lo que se pensaba que era un "hecho" hace sólo unas pocas semanas, ahora aparece como algo muy improbable. Irán no se va a sentir intimidado. Si EEUU se lanza a una campaña militar contra el gobierno de Teherán, es probable que los amigos de EEUU se queden por el camino; a los estados árabes del Golfo van a empezar a temblarles las rodillas; los 138.000 soldados estadounidenses en Iraq serán rehenes de una iracunda población chií; e Irán responderá atacando a Israel. Nos atreveríamos a enunciar lo obvio: si ese ataque se produjera, EEUU saldría derrotado.

Conclusión

La victoria de Hezbolá en su reciente conflicto con Israel es mucho más importante de lo que piensan muchos analistas de EEUU y Europa. La victoria de Hezbolá revoca la tendencia de 1967: una derrota contundente de Egipto, Siria y Jordania que cambió las ilustraciones políticas de la región, colocando en su lugar regímenes que se doblegaban adaptando sus políticas exteriores para reflejar el poder estadounidense e israelí. Ese poder ahora se ha mancillado y revocado y está surgiendo un nuevo liderazgo en la región.

La lección singular del conflicto puede perderse por las altas esferas de las elites políticas favorables a Israel de Washington y Londres, de su "estamos luchando por la civilización", pero esa lección no se perderá por las calles de El Cairo, Amán, Ramala, Bagdad, Damasco o Teherán. No debería perderse entre el liderazgo político israelí en Jerusalén. Los ejércitos árabes de 1967 lucharon seis días y fueron derrotados. La milicia de Hezbolá en Líbano combatió durante 34 días y ganó. Lo vimos con nuestros propios ojos cuando mirábamos los cafés de El Cairo y Amán, donde sencillos tenderos, campesinos y trabajadores miraban fijamente la información que ofrecía la televisión, bebían lentamente a sorbos su té, y silenciosamente se decían a sí mismos: "siete", "ocho", "nueve"…

Autores

Alastair Crooke y Mark Perry Crooke fue anteriormente asesor del Alto Representante de la UE Javier Solana y participó en la Comisión Mitchell que investigó las causas de la segunda Intifada. Perry es asesor político en Washington DC, autor de seis libros sobre la historia estadounidense.

Dayan
Star Member
Star Member

Ubicación : Argentina
Nacionalidad: :

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Pagano el Dom Oct 05, 2008 6:36 pm

Bueno, los Sagger no tienen capacidad contra blindados con fuertes blindajes pasivos (especialmente contra estratificados y reactivos multicapa).
La mayoría de las destrucciones de vehículos acorazados israelíes se debieron a IED de gran carga colocados en hornillos (agujeros de gran tamaño en el suelo) así como el uso de sistemas contracarro de altas capacidades (como el RPG29 Vampiro y misiles contracarro de las últimas series como son el Tow2 y el Metis).

Sin embargo, las naciones-estado más responsables que las usan "duplican los fusibles" de sus municiones para reducir la proporción de fallos de las "bombas pequeñas" una vez que han sido lanzadas. Durante la administración del presidente Bill Clinton, el secretario de defensa William Cohen estuvo de acuerdo con la doble fusión de las bombas de racimo estadounidenses y con retirar paulatinamente de las reservas de EEUU las municiones con "alta tasa de fallos", intentándose reducir la proporción de fallos de estas municiones del 14% (algunos estiman que es más alta) a menos del 3% (aunque algunos estiman que es más baja).
Las bombas de racimo más que "fallar" se convierten en sistemas de negación de área ya que muchas submuniciones llevan sistemas de activación de tiempo, antirremoción, etc.

Pagano
Master Member
Master Member

Ubicación : España
Nacionalidad: :

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Dayan el Dom Oct 05, 2008 6:41 pm

Este articulo si bien en muchos parrafo parece estar escrito mas que por un asesor de la UE, de un militante pro-Iraní, tiene sus verdades, principalmente en lo que hace a la falta de inteligencia sobre Hezbollah y a la falta de liderazgo politico del Gobierno de ese entonces. Creo que esto no hubiese pasado si un hombre de la experiencia de Barak o Mofaz hubiesen estado al mando del ministerio de Defensa en ese momento. Tambien califica como victoria determinante de los islamico a esta guerra, cuando fueron expulsados de la frontera y hoy esta es un lugar relativamente tranquilo, cosa que no era antes de la guerra.

Igualmente el articulo, es rico para leerlo y sacar conclusiones, espero las de los compañeros del foro que seguro serán muy utiles, sobre todo de los foristas que viven en la región.


Saludos

Dayan
Star Member
Star Member

Ubicación : Argentina
Nacionalidad: :

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Conflictos de Israel - Articulos de Interes

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 9:24 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 11. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.