El Mossad abrió decenas de cajas fuertes y robó 50.000 páginas de los archivos atómicos de Irán. Según Israel, el gobierno de Teherán persigue construir una bomba.